Educación

Javier Martínez ha vuelto a pedir a Madrid una Dirección General para Ceuta y Melilla y determinadas competencias

El director provincial de Educación cree que la Ciudad se toma "con cierta calma" la cesión de solares

Javier Martínez,director provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional (C.A.)
photo_cameraJavier Martínez,director provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional (C.A.)
Anuncia que este año se convocarán alrededor de 100 plazas para profesores de secundaria, reduciéndose la interinidad a 200 docentes en esta etapa educativa

En el cargo desde el 28 de julio de 2018, Javier Martínez ve esperanzado la llegada del nuevo Gobierno de España, después de trabajar en la Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional, sin presupuestos y con limitaciones. Confía en que ahora se desatasquen los asuntos pendientes para mejorar la educación en Ceuta.

PREGUNTA. ¿En su puesto es fácil ser el centro de la diana, no cree?

RESPUESTA.  Es facilísimo. Cualquier cuestión que surge nos pone ahí. Hace unos días hubo un problema para la gestión de las nóminas de la enseñanza concertada y -en seguida- algún partido político se apresuró a sacar comunicados de prensa diciendo que era una actitud negativa hacia la privada concertada desde la Dirección Provincial. Y fuimos nosotros los que tuvimos que negociar un acuerdo con el banco para poder pagar esas nóminas, es verdad que con unos días de retraso, pero días nada más. Nos acusaron de todo.

P. ¿Tiene ahora más enemigos que antes de ocupar el cargo?

R. No lo sé. No lo valoro. Yo hago todo lo que puedo y tomo las decisiones que creo que debo de tomar. A veces se entienden mejor y otras veces se han entendido peor.

P. ¿Es una ciudad difícil para la educación o es que la hacemos difícil?

R. Todo el mundo conoce lo compleja que es la ciudad desde el punto de vista social por su condición de ciudad frontera que la hace vulnerable, también en educación, y por eso los resultados no son tan buenos como nos gustaría.

P. ¿En qué nos ha perjudicado que España no tuviera un gobierno efectivo ni nuevos presupuestos?

R. Se han retrasado algunas inversiones que podían haberse hecho en la mejora del horario del profesorado (contar con más docentes) y en algunas infraestructuras que se están retrasando como consecuencia de tener unos presupuestos prorrogados.

P. ¿Dígame un plan que se le haya chafado por esta situación?

R. Sacar adelante algunos proyectos como un nuevo Centro Integrado de FP que es fundamental. Eso no se ha hecho y esperamos que se haga en esta legislatura.

P. En las últimas elecciones el PSOE perdió sus tres parlamentarios. ¿Lo considera un problema?

R. Para mí, sí. Enorme. El hecho de que existiera un diputado del Partido Socialista, que además había salido de esta casa y conocía bien los problemas de Educación, que había iniciado sus contactos en Madrid en el Grupo Parlamentario y con los responsables políticos del Ministerio, y que ahora no esté, nos deja sin un pata importante a la hora de ayudar a sacar adelante nuestras propuestas.

P. ¿Y qué relación tendrá con la diputada de Vox?

R. Yo no tengo ninguna relación con esa persona. No la conozco. No sé hasta qué punto me tengo que entender. Cada uno hace su trabajo y desde luego mi afiliación política está en las antípodas de ese partido político. En las antípodas totales.

P. ¿Esa circunstancia nos pone de alguna manera en una situación de desventaja?

R. No lo sé. No sé qué van a defender ellos en el Congreso de los Diputados ni que van a votar ni en qué van a estar a favor de que se haga en esta ciudad. Si sé lo que había antes. No sé cómo se posiciona esta señora ante los temas educativos. Lo desconozco.

P. ¿Quién va a trabajar para que determinadas inversiones para Ceuta queden plasmadas en los Presupuestos Generales del Estado?

R. Fundamentalmente nosotros que, a través de la Subdirección General de Cooperación Territorial y de la Dirección General correspondiente, nos piden una planificación de las necesidades y las vamos haciendo. A veces nos encontramos con dificultades añadidas porque queremos mejorar colegios y la Ciudad no nos cede los solares que debería cedernos. Siempre hablo de los mismos colegios, del Andrés Manjón y del Vicente Aleixandre. Un día tras otro estamos esperando que nos cedan un espacio para ampliarlos y mejorarlos, y no hay manera.

P. ¿No se entiende con la Ciudad?

R. En el caso de la Ciudad Autónoma tengo que decir que la relación siempre ha sido buena. Las personas que están trabajando en educación en la Ciudad, y en otros terrenos también, han sido compañeros de esta casa (me refiero a Javier Celaya o León Bendayán) y sé que ellos tienen sensibilidad hacia los temas educativos, pero hay inconvenientes burocráticos que no hay manera de saltar, y que no terminamos de solucionar.

P. ¿Cree que la Ciudad hace todo lo que puede?

R. Bueno… Yo creo que se lo toma con una cierta calma. No voy a apretar el acelerador en este tema pero, y lo veo con cierta desesperación, pasan los meses y aquí no llega un papel diciendo que <ustedes tienen esto para hacer esto>, y me refiero a que <ustedes tienen este solar para que planifiquen y hagan la obra que tienen que hacer>.

P. ¿Es el Brull ese proyecto educativo estrella que nunca va a llegar?

R. Va a llegar, espero que llegue a tiempo y con la programación tal y como está. Pero hay un grave inconveniente que es la prolongación de un vial que uniría la actual calle Real con el campus y ese vial es determinante para que el proyecto del Brull se haga en tiempo. Si la Ciudad no se pone a ello, se va a retrasar años. Es un problema nuevo que ha surgido que tiene que arreglar la Ciudad.

P. Ese centro supondría 960 nuevas plazas de infantil a bachillerato ¿Con el Brull acabado en equis años, cómo quedaría Ceuta?

R. Pues estaría muy bien. Bueno… tenemos una fluctuación demográfica. Ahora de repente nos encontramos con que la planificación que hacemos en función de la demografía ya no es tan importante. Ahora vamos a introducir un nuevo factor, ya no es la cantidad sino el de la calidad. Si conseguimos finalizar la obra vamos a ir a ratios más bajas que supondrán un alivio. Si consiguiéramos un centro más de secundaria y bachillerato en la zona de Villajovita para dejar el Almina como centro únicamente de FP, estaríamos realmente bien. Pero no hay manera de encontrar un solar de 10.000 o 15.000 metros cuadrados por allí para hacer un colegio. Y en cuanto a FP somos la única ciudad que no tenemos un Centro Integrado de Formación Profesional. Melilla sí tiene aunque sea de gestión mixta.

P. ¿Nos puede avanzar algo de la nueva Oferta de Empleo Público?

R. Esto se negocia, pero la propuesta la haremos nosotros. Vamos a sacar todas las posibles. Hemos estudiado el mapa de interinidades de secundaria  y allí donde vemos que hay plazas de distintas especialidades que no se ocupan por funcionarios de carrera, se van a sacar a oposiciones. Ahora mismo no le puedo decir cuántas. Todas las posibles, es decir, alrededor de cien. Tenemos que reducir el porcentaje de interinidades aunque el número de interinos aumenta cada año porque afortunadamente se incrementa el cupo de profesores que tenemos. Sería en junio pero el Ministerio se tiene que dar prisa.

P. Si son ahora unos 300 los interinos en secundaria, la cifra se rebajaría a 200.

R. Sí, que no está mal para como han ido las cosas en los últimos años.

P. ¿Qué me dice de la atención educativa a alumnos con necesidades especiales?

R. Siempre se puede hacer algo más. Este es un tema muy sensible y las asociaciones de padres y madres específicas sobre las discapacidades siempre nos piden más. Y nosotros intentamos dar más. No se han podido completar algunas plantillas de personal laboral con cuidadores y fisioterapeutas en el Centro de Educación Especial de San Antonio por los problemas comentados de presupuestos. Esperemos que este año las completemos. Está solicitado a Madrid. En estos momentos ya estamos muy bien porque ha entrado un gran número de trabajadores a través del plan de empleo, pero ya sabemos que eso es un parche y algo coyuntural.

P. Sobre el último informe PISA.

R. Lo que más me ha dolido ha sido la diferencia con Melilla, que son treinta puntos. Eso no es mucho, pero no debería existir, lo cual quiere decir que no hemos hecho las cosas bien y que debemos reflexionar con los centros, fundamentalmente de secundaria, para ver dónde podemos incidir. Estamos empezando a tomar medidas. Por ejemplo, la semana que viene tenemos formación para directores de los institutos y centros concertados privados de secundaria con asuntos como el liderazgo pedagógico, la evaluación, etc… Es una gota pero por algún sitio hay que empezar para conseguir levantar esta situación. Somos los que menos titulamos, en porcentajes superamos el 36%, y eso quiere decir que algo menos de la mitad de nuestros alumnos no tienen el graduado en ESO, y es una barbaridad.

P. La familia educativa de Ceuta espera que una simple llamada a la puerta de la Dirección Provincial sea una solución y no una larga espera para una respuesta de Madrid.

R. Estoy muy de acuerdo en eso. Crear una Dirección General fue una propuesta de Guillermo Martínez, el exsenador del PP. Y estamos todos de acuerdo. Lo veo bien y necesario. Lo he transmitido a Madrid muchas veces, de nuevo hace unos días. Una Dirección General para Ceuta y Melilla. A ver si ahora con los nuevos ministerios conseguimos que las dos ciudades tengan un mayor protagonismo desde el punto de vista administrativo y que la importancia que se le da, en vez de ser de una Subdirección General, sea de una Dirección General encargada de los asuntos de Ceuta y Melilla. Me da igual si la oficina está en Ceuta, pero que tengamos un interlocutor que se ocupe específicamente de nuestros problemas, o bien que nos transfieran determinadas competencias educativas, que yo creo que se va a hacer. Las dos cosas son compatibles. Que pueda resolver determinadas cuestiones desde aquí, porque nos transfieran la competencia, y que ésta se pague; es decir, que nos llegue el dinero necesario para llevar a cabo la competencia. Estamos en ello, que tengamos capacidad de decisión.

P. ¿Cómo está la escolarización de menores extranjeros no acompañados?

R. Es responsabilidad de la Dirección Provincial de Educación, de acuerdo con lo que dice el defensor del Pueblo, porque así nos ha instado, llevar a cabo un proceso de escolarización de los menores no acompañados. Nosotros podíamos hacer dos cosas: meterlos a todos en los institutos y colegios privados concertados, pero sería una barbaridad. No puede ser que chicos sin conocimiento de la lengua ni los instrumentos necesarios para insertarse en el sistema educativo, de hoy para mañana vayan allí. Y como segunda opción, sí vamos a hacer un proceso de inmersión lingüística a través de aulas con la colaboración de entidades y prepararlos para la escolarización. Durante meses o años estarán en este proceso, bien en nuestras aulas o con organizaciones como DIGMUND y les iremos dando una respuesta educativa. 40 es la capacidad que soportaría ahora el Centro de Adultos de Edrissis.

P. ¿Cómo educador qué opinión tiene sobre este fenómeno?

R. Me desespera mucho verlos en el puerto. Me siento un poco docente y en ese sentido me digo <¿y estos chicos qué hacen aquí?>. Habría que recogerlos y darles una oportunidad, que tengan acceso a la cultura y a la educación. Pero me dicen que ellos no quieren y que es muy difícil mantenerlos en los centros contra su voluntad. Creo que entre todos deberíamos hacer más.

P. ¿Continuará en el cargo?

R. Estoy aquí por un compromiso con la delegada del Gobierno, a la que siempre le he agradecido que yo me siente en esta silla. Vamos a esperar, a ver qué pasa. Mi puesto de trabajo se encuentra en esta casa.    

 

 

 

 

 

Comentarios