Educación

CUESTA DE SEPTIEMBRE

Vuelta al cole de segunda mano

Hay que hacer ver a los niños que cada año estrenar material escolar es imposible /REDACCIÓN
photo_camera Hay que hacer ver a los niños que cada año estrenar material escolar es imposible /REDACCIÓN

Tras las vacaciones se avecina la vuelta al cole y, con ella, un sinfín de gastos que afrontar por las familias. La temida cuesta de septiembre se hace cada año más empinada para la mayoría de los ceutíes. Aquí quedan reflejados algunos consejos para ahorrar en uniformes, libros de texto y material escolar. 

Tras las vacaciones se avecina la vuelta al cole, y con ella, un sinfín de gastos que afrontar por parte de las familias. La temida cuesta de septiembre se hace cada año más empinada para la mayoría de los ceutíes, que ven aún lejano el final de la crisis y hacen verdaderos equilibrios para cuadrar números a final de mes sin dejar de afrontar gastos ineludibles como los que implica el inicio del curso.

El mercado de la segunda mano, que empezó hace unos años con el intercambio de libros, ha calado profundamente entre los progenitores, que además de reciclar el material lectivo, intentan recuperar todo lo recuperable, empezando por el material escolar y acabando por los uniformes.

 

Uniformes

Las familias han agudizado el ingenio creando las denominadas bolsas de uniformes, o lo que es lo mismo, madres que voluntariamente recogen uniformes usados, los cosen y les dan una segunda vida. Esta iniciativa puede suponer un ahorro importante. Un uniforme que nuevo puede costar 50 euros, de esta manera te puede salir por 20 euros.

Este tipo de ahorro se está aplicando en muchas ciudades de España y sería buena idea ponerlo en marcha en Ceuta.

Libros de texto y material escolar

La presión ejercida por las familias ha hecho a las editoriales sensibilizarse y ofrecer por separado el libro de lectura del cuaderno de actividades para que puedan aprovecharlo otras personas. Un hecho que mucha gente no se ha parado a apreciar pero que tiene toda su lógica.

A parte, durante todo el verano la Asociación de Vecinos del Centro se ha encargado, un año más, de recoger libros de texto usados. El Centro lleva siete años consecutivos realizando esta labor solidaria con la pretensión de que otras personas puedan reutilizar este material. 

En cuanto al material escolar, las asociaciones insisten en hacer ver a los hijos que estrenar cada año es imposible. Los mecanismos de ahorro son múltiples y se generalizan a medida que persiste la crisis. 

Cada vez más, en la vuelta al cole se impone la segunda mano. 

 

 

Comentarios