Jueves. 14.12.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

PSOE

Los socialistas, resignados a pesar de convertirse en los líderes de la oposición

Caras de tristeza y resignación entre los socialistas / REDACCIÓN
Caras de tristeza y resignación entre los socialistas / REDACCIÓN

El nuevo líder de la oposición ha recibido con tristeza y resignación los votos que elevan al PSOE como principal partido en la oposición, hecho que no se producía desde hace 24 años. Carracao asegura haber recibido el mensaje y promete estar muy pendiente de la labor del gobierno del PP.

Los socialistas, resignados a pesar de convertirse en los líderes de la oposición

En la sede del PSOE no cabía un alfiler. Botellas de agua vacías y papeleras llenas dejaban entre ver la larga noche que se ha vivido en Daoiz. Las caras de los socialistas reflejaban la decepción de un partido que no contemplaban otro resultado que la victoria pero las urnas han hablado y les han otorgado un representante más, así el PSOE liderará la oposición durante los próximos cuatro años con cuatro diputados.

El candidato, José Antonio Carracao, asegura haber recibido el mensaje de la ciudadanía y promete estar muy pendiente de la labor del gobierno del PP. “A eso nos dedicaremos. Asumimos el resultado pero está muy lejos del esperado”, admite Carracao, quien ha calificado los resultados como históricos. “Hace 24 años que el PSOE no es líder de la oposición y vamos a estar a la altura” explica ante los medios arropado por gran parte de su candidatura con caras tristes y decepcionantes.

El que será el líder de la oposición en la próxima legislatura ha pedido al PP que reflexione sobre la gran pérdida de fuerza parlamentaria que ha sufrido. Carracao incluye en esa reflexión la alta abstención registrada, los votos en blanco y los nuños. “El PP no debería quedarse sólo en la fiesta”, confía.

Carracao dice no tener un plan B porque “sólo nos presentábamos para ganar”. Tiene tiempo para enfocar su línea de oposición ya que el nuevo ayuntamiento se constituirá dentro de 20 días.

Los socialistas, resignados a pesar de convertirse en los líderes de la oposición