Foro Económico

Almansouri considera “radical” poner fin a la excepción a Schengen

photo_camera Dunia Almansouri

Dunia Almansouri, consejera de Hacienda, Empleo y Comercio de Melilla, es una de las invitadas al Foro Económico que se está desarrollando en Ceuta desde este martes.

Dunia Almansouri, consejera de Hacienda, Empleo y Comercio de Melilla, es una de las invitadas al Foro Económico que se está desarrollando en Ceuta desde este martes. La similitud entre ambas ciudades es evidente, sin embargo algunos planteamientos de cara a futuro son dispares, como por ejemplo el que tiene que ver con la desaparición de la excepción a Shengen. Pese a ello, ha asegurado, las relaciones entre ambos gobiernos no solo son buenas, sino que además son fructíferas. El motivo es sencillo, ha explicado, tanto su homóloga ceutí como ella tienen claro que “la prioridad son nuestras ciudades”

Dunia Almansouri nos espera en la Gran Vía como una ceutí más. Es evidente que sus visitas a Ceuta a lo largo de los últimos años, tanto en el Gobierno como en la oposición, la hace conocedora de la situación de nuestra ciudad, una situación muy similar a la que vive Melilla, en la que desde el inicio de esta legislatura forma parte del Gobierno, en este caso como consejera de Hacienda, Empleo y Comercio. Una responsabilidad que le ha hecho conocer de primera mano los estragos que la doble crisis ha hecho en su ciudad, primero con el cierre de la Aduana Comercial y luego con el cierre de la frontera a causa de la pandemia.

Almansouri es clara en este caso, “esa situación de tránsito de mercancías – explica- era algo que sabíamos que tarde o temprano se acabaría. Ya se veía venir esa necesidad de un cambio de modelo económico”, lo que no quita para que admita lo evidente, que “el cierre de la aduana comercial fue un varapalo grandísimo para las empresas melillenses, pero también para las arcas públicas, por la caída del IPSI importación”. Una situación que llevó al actual ejecutivo melillense a trabajar en la puesta en marcha de un Plan Estratégico para la economía de la ciudad hermana. Un plan que llevan elaborando prácticamente dos años y que espera que pueda aprobarse en apenas 15 días.

Ese plan contempla, entre otras cuestiones, la conversión de Melilla en un polo tecnológico, no solo centrándose en el juego online, ha explicado, sino apostando por ampliar a todo tipo de empresas de base tecnológica, pero no solo eso. Almansouri ha señalado que se trabaja en una serie de medidas para incidir a la cooperación para el desarrollo entre España y Marruecos, pero pasando a través de su ciudad, porque “queramos o no – ha insistido- estamos condenados a entendernos con Marruecos”. Junto a estos dos ámbitos, ha continuado la consejera melillenses, se trabaja para conversión de Melilla en un polo de formación, creando academias para áreas específicas, como las que tienen que ver con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

La reconversión de las naves industriales

Respecto a la situación del sector comercial tras el cierre de la Aduana Comercial, la consejera melillense ha recordado que la parte más afectada ha sido la relativa al comercio mayorista, las naves. Es por eso que en su plan estratégico “queremos darle un nuevo enfoque a esas naves, con nuestas actividades económicas”. Uno de sus objetivos, ha continuado es que se puedan transformar productos en Melilla, para ello “el gran problema son las reglas de origen”, por lo que se trabaja en un nuevo modelo, “orientado hacia una zona económica especial, con las tributaciones muy bajas y con algunas especificidades y reglamentos para que el tránsito de mercancías y su movimiento por el territorio europeo sea posible”.

 

La excepción al Tratado Schengen

Otro de los asuntos abordados por Dunia Almansouri ha sido el relativo a la posibilidad de poner fin a la excepción al Tratado de Schengen. Una cuestión que, como bien saben, se puso sobre la mesa tras la entrada masiva de marroquíes en Ceuta el pasado mes de mayo. En este sentido, la consejera melillense ha señalado que “desde Melilla hemos sido prudentes. Entendemos el gran susto que de los ceutíes, estuvimos muy pendientes, pero obedece a un hecho aislado y puntual y no puede orientar la política de ambas ciudades. Las relaciones de buena vecindad pasan por un tránsito seguro y fluido entre los dos países”. Por tanto el planteamiento de acabar con la excepción a Schengen lo considera “radical” ya que, ha continuado, “la permeabilidad debe ser la necesaria para que no se evite el tránsito”. “El comercio minorista – ha recordado – se alimenta del cliente marroquí que busca en nuestras ciudades ese producto de lujo que no encuentra en su país”.

 

Comentarios