Foro Económico

Catalá: “Ceuta y Melilla han sido muy inteligentes y lo están haciendo muy bien para atraer al sector del juego”

photo_camera Rafael Catalá

El ex ministro de Justicia, hoy asesor de una potente empresa nacional del juego, cree que ante las polémicas conviene ponderar y recordar que se trata de una actividad muy regulada que deja 1.200 millones en las arcas públicas.

Rafael Catalá fue ministro de Justicia con Mariano Rajoy y hoy se gana la vida asesorando al CEO de Codere, uno de los gigantes patrios del sector de juego. Está en Ceuta para participar por su actual papel en el Foro Económico Español que busca arrojar luz al posible futuro económico que blinde Ceuta de cualquier tormenta como la del pasado mayo. Desde su posición privilegiada en el centro del sector cree que tanto “Ceuta como Melilla han sido muy inteligentes a la hora de diseñar un marco fiscal que, igual que en otros sectores, en este en concreto del juego y del juego on line, han favorecido la instalación aquí de empresas. Empresas que crean empleo, pagan impuestos y desarrolan la economía de allí donde se sitúan (…) Por tanto, no sé si hay que hacer algo más, siempre se puede, pero lo están haciendo muy bien” para que esas empresas acaben por asentarse en ambas ciudades autónomas.

Y es que tal y como apunta Catalá en la entrevista, el sector genera en España 1.200 millones de euros en impuestos que acaban en las arcas de diversas administraciones públicas. Una cifra la de su actividad económica que hay que valorar, poner en contexto y que sirve de contrapunto para realizar la fotografía del sector aquejado en ocasiones por “lugares comunes y afirmaciones falsas” que lo han puesto en la diana, incluso por el propio diario que ahora desembarca en la ciudad con una mesa específica dedicada al sector.

Catalá cree que es necesario que estas empresas y esta actividad  tengan “limitaciones en la publicidad, un control exhaustivo de que los menores no participen en las actividades del juego, que las personas con problemas de ludopatía tengan un tratamiento adecuado, pero todo eso hay que ponerlo en un contexto razonable, las empresas de juego pagan más de 1.200 millones de euros en impuestos”. Y eso partiendo de la base de que “los menores en España no juegan”, en contra de lo ventilado por algunas campañas en ocasiones.

Catalá considera las restricciones a la publicidad impuestas por el Ministerio de Consumo una mala fórmula por el daño hecho en los patrocinios deportivos o en los medios de comunicación, a pesar de que considera necesarias limitaciones en ese sentido. Y sobre la polémica que acompaña al sector cree que Ceuta y Melilla, que están captando a estas emprseas, tienen un papel importante que jugar:

“Creo que en ese sentido sería bueno modular y ahí creo que la posición que tienen las Ciudades de Ceuta y Melilla en relación con las empresas de juego pues puede ayudar a entender que el juego es una actividad económica, profesional que tiene que tener restricciones sin duda, pero que también tiene beneficios”.

 

Consejo General del Poder Judicial

Como ex ministro de Justicia, la voz de Rafael Catalá no es una voz más a la hora de hablar sobre el bloque que sufre la renovación del órgano de poder de los jueces, bloqueo del que parece responsable su formación, el PP, que por segunda vez, desde la oposición mantiene vetos taxativos que hacen que los vocales lleven con el mandato caducado más allá de lo recomendable, hasta el punto de haber recibido ya un tirón de orejas, como país, de la Unión Europea.

Para Catalá, como PP, la culpa es del Gobierno. Su tesis, es la de ahora, al principio de la legislatura era otra, pasa en palabras de Catalá por entender que la sociedad ha cambiado su punto de vista sobre la independencia del Poder Judicial y ya no cabe más la elección parlamentaria; hay que favorecer que los jueces puedan elegir a parte de su órgano de Poder.

Al ex ministro le parece una buena solución acordar ahora de forma veloz la renovación si hay compromiso de reformar el fondo del asunto, el modo de elegir el Consejo General del Poder Judicial, pero hay un pero, siempre lo hay: “Es una buena opción si el Gobierno fuese de fiar. Si se comprometiese por escrito, con plazos, con un proyecto de Ley presentado ya en las Cortes, pero... Lo veo complicado y lo lamento”.

 

Ceuta

Catalá que no es la primera vez que visita Ceuta, y al que nadie avisó que el Hotel Ulises tiene piscina, lo que le ha provocado el lamento por el bañador no traído (hay tiendas, aviso), la ciudad le gusta. Cree que Ceuta es “un enclave extraordinario de España, donde se ha hecho un ejercicio magnifico de convivencia de modernización, de fortalecimiento del entendimiento entre personas de distintas culturas y religiones”.

Comentarios