Frontera

Desparecen las colas en el lado marroquí y El Tarajal comienza a recobrar la normalidad

Las autoridades españolas relajan los controles en la frontera

frontera-Tarajal-paso-de-personas
photo_camera Imagen de este viernes del paso fronterizo de El Tarajal (C.A.)

Las autoridades españolas han relajado este viernes los controles de acceso de ciudadanos marroquíes hacia Ceuta. Desde el pasado sábado, los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado venían aplicando unas medidas que no permitía el paso a los del vecino país si no acreditaban documentalmente que su presencia se debía a motivos laborales.

La última medida puesta en práctica por la Delegación del Gobierno desde el pasado sábado para frenar los intentos de avalancha en el paso fronterizo de El Tarajal fue la de hacer más restrictivos los controles de acceso a Ceuta procedente del vecino país.

La medida ha provocado que durante toda la semana sólo hayan podido acceder a la ciudad las personas que cuentan con el pase reglamentario y con contrato de trabajo en vigor. La aplicación ha tenido como consecuencia que hayan sido muchas las personas del vecino país las que se hayan quedado atrapadas en la zona internacional, ya que después de pasar la frontera marroquí no han podido hacer lo propio con la española, viéndose obligadas a tener que darse la vuelta y regresar a su localidad de procedencia.

La Delegación ha venido culpando a estas personas de ser las protagonistas de las últimas avalanchas, dando a entender que acceder a Ceuta con la única intención de cargar mercancía y tratarla de pasar, por la tarde, por el paso fronterizo de El Tarajal, eludiendo hacerlo por el habilitado para mercancías Tarajal II.

La medida ha generado un gran malestar en el país vecino, según ha podido constatar Ceuta Actualidad de las respuestas ofrecidas a las preguntas formuladas a ciudadanos marroquíes a pie de frontera. La mayoría de ellos dicen no entender que está pasando.

La conocida como economía de subsistencia se ha tambaleado durante toda la semana al ser más férreos los controles que se han llevado a cabo por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Este hecho ha provocado la desesperación de muchas de las personas que a diario cruzan la frontera para, como coloquialmente se dice, “buscarse la vida en Ceuta” y llevar el sustento a sus casas y familias.

La duda está en si la medida no chocaría con lo establecido en la normativa de la zona Schegen, que permite el paso de la frontera hacia Ceuta sin necesidad de visado para los ciudadanos de Marruecos que están empadronado en toda la zona de Tetuán. Sea como fuere, lo cierto es que de seguir con estas prácticas el conflicto de la frontera podría pasar de tener un carácter local a uno internacional. La respuesta que a ello pueden dar las autoridades marroquíes pueden ser imprevisibles. Y si el supuesto es que se ha detectado que hasta Ceuta se desplazan muchas personas a trabajar sin la documentación en regla deberían ser las autoridades laborales de nuestro país las que detectasen y sancionasen a las o los posibles infractores.

Todo ello aparte de tomar medidas contra las personas que no acatan las normas de pasar mercancías en régimen de viajero e intentan convertir el paso fronterizo de El Tarajal en un auténtico infierno, con avalanchas, colas y otros tipos de circunstancias.

Comentarios