Frontera

Comunicado conjunto de las dos organizaciones empresariales

Cámara y CECE piden al Gobierno que no promueva medidas anticrisis que perjudiquen a la ciudad

Vista de la frontera de El Tarajal (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Vista de la frontera de El Tarajal (C.A./ARCHIVO)

Los dirigentes empresariales dudan de que exigir visado a los marroquíes residentes en la provincia de Tetuán para entrar en Ceuta y sustituir la mano de obra del país vecino por trabajadores locales no ocasione perjuicios a la ciudad. 

Ni la eliminación de la excepción al Tratado Schengen que contempla la exención de visado para los marroquíes residentes en la provincia de Tetuán ni la sustitución de mano de obra del país vecino por trabajadores locales pueden plantearse sin ser estudiadas previamente “en profundidad”. La Cámara de Comercio y la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE) han hecho público un comunicado en el que advierten al Gobierno local de la conveniencia de sopesar sin urgencias la viabilidad de estas dos propuestas, planteadas por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, como actuaciones dirigidas a combatir la crisis fronteriza.

Los empresarios, que ya se posicionaron en contra de estas dos iniciativas, advierten de que la exigencia de visado a los marroquíes que residen en la provincia vecina supondría la pérdida para la ciudad de un elevado número de turistas potenciales. “Consideramos que para controlar problemas como la inmigración irregular hay otros instrumentos tecnológicos y con una mayor dotación de medios humanos que podrían utilizarse”, subrayan la Cámara y la CECE.

En cuanto a la expulsión del mercado laboral local de los trabajadores marroquíes propuesta por Vivas, los empresarios proponen como alternativa su colaboración en el diseño y ejecución de planes de formación, cualificación y adaptación profesional para los desempleados ceutíes, sin que ello suponga el despido de los marroquíes contratados legalmente.  “Las relaciones personales y familiares con Marruecos son esenciales para potenciar la buena vecindad que existe entre ciudadanos, aunque no entre autoridades a un lado y otro de la frontera”, advierte los dirigentes empresariales.

El documento de 140 medidas contra la crisis fronteriza sí encuentra el apoyo de los empresarios a 25 de sus propuestas que, en este caso sí, consideran necesario ejecutar con carácter urgente. Entre ellas figuran una rebaja sustancial del IPSI, el abaratamiento de las tarifas del transporte marítimo, la puesta en marcha de un plan estratégico, rebajas fiscales para el comercio y ayudas para las pymes, la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, la inclusión de Ceuta en la lista de territorios autorizados a la exportación al territorio aduanero común, la mejora de las infraestructuras de la frontera, promover un estudio para determinar la viabilidad de la integración de la ciudad en la Unión Aduanera y solicitar la ayuda del Estado ante la situación de los menores extranjeros.

Comentarios