Frontera

El nuevo jefe de aduanas marroquí se incorporaba hoy a su puesto

El cierre de El Tarajal II genera la protesta de los porteadores mientras Delegación trata de reactivar el diálogo con Marruecos

Paso fronterizo de El Tarajal (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraPaso fronterizo de El Tarajal (C.A./ARCHIVO)

Alrededor de 2.000 personas se han concentrado esta mañana en el lado marroquí de la frontera. La incertidumbre sobre la fecha en la que se reanudará el porteo no acaba de despejarse. 

El cierre de la frontera al tránsito de mercancías mantiene en tensión a miles de personas del otro lado de la frontera. Los porteadores, cuyos ingresos se han visto reducidos a la nada desde que se anunciara la suspensión del tráfico de bultos el pasado 9 de octubre, mantienen su intención de hacer oír su voz ante lo que no dudan en considerar un atropello.

Este estado de ánimo se ha traducido en la concentración en el lado marroquí de la frontera de unas 2.000 personas, promovida desde hace días de manera informal. Porteadores y comerciantes de Castillejos se reunían desde las 10 de la mañana en la rotonda donde se ubica la parada de taxis al otro lado de la frontera.

La incorporación hoy a su puesto del nuevo jefe de aduanas marroquí parece abrir una puerta a la fluidez de un diálogo entre los dos países que, en las últimas semanas, parece haberse encallado. El jefe de gabinete de la Delegación del Gobierno, Juan Hernández, se ha desplazado esta mañana hasta el paso fronterizo.

La falta de comunicación entre las autoridades españolas y marroquíes se encuentra detrás de la incapacidad demostrada por la Delegación del Gobierno para ofrecer una fecha de reanudación de la actividad que resulte fiable. La representación del Gobierno de España en Ceuta adujo a comienzos de octubre que el cierre de la frontera a las mercancías obedecía a criterios de seguridad. Más tarde, ante la evidencia de que las sucesivas fechas anunciadas para la reactivación del porteo se iban incumpliendo sucesivamente, Delegación atribuyó la paralización de la actividad a obras ejecutadas en el lado marroquí de la frontera.

La situación también ha abocado a un delicado trance a los trabajadores de las empresas de seguridad que desempeñan su labor en los polígonos de El Tarajal. El contrato de servicios para cuya ejecución fueron contratados les deja sin ingresos todos los días en que no hay tarea que cumplir. Y ya van para 40 las jornadas sin porteo.

Comentarios