Frontera

Algunos pescadores intentan salvar el día con mercancía de Mercamálaga

Los pescaderos afrontan incrédulos el cuarto día sin pescado procedente de Marruecos

Otro de los puestos que hoy ha cerrado en el Mercado Central (C.A.)
photo_cameraOtro de los puestos que hoy ha cerrado en el Mercado Central (C.A.)
Otro día aciago para los pescaderos del Mercado Central. Crece la desesperación y la falta de fe en que la Administración acabe con el veto de Marruecos

Cuarto día consecutivo sin entrar pescado en Ceuta. Nuevos puestos han cerrado y sus propietarios están como si anduvieran de visita, charlando con clientes o con otros compañeros que están terminando de liquidar el género que les queda de los días anteriores.

Sólo tres pescaderos atienden a la escasa clientela en uno de los pasillos. En el paso paralelo, varios han echado la persiana. Otros brillan con luz propia porque han importado pescado de Mercamálaga. son los que menos. Tampoco tienen la sonrisa en la cara.

Hay mucho menos género en el mercado que el día anterior. Algunos concesionarios se muestran ariscos. Ni una foto, nos dicen. Otros nos enseñan la prensa y se mofan de las noticias. Que si la delegada, que si Ceuta se hunde, que nadie hace nada…

A un trabajador le preguntamos ¿De dónde viene el escaso pescado que vende? Y nos responde airado: “de Rusia”. Llega un momento que están tan ofuscados que ni saben con quién hablan y que los responsables de este desaguisado son otros.

De lugar alegre y dicharachero, la pescaderÍa del Mercado Central ha pasado a convertirse en un paraje ensombrecido por una restricción fronteriza cuyo único culpable es Marruecos.

Los periodistas lo que hacemos es contar la desolación de los pescaderos, su futuro incierto, sus miedos y su ira, lógica porque está en juego el pan de sus familias.

Cuarto día sin pescado en el Mercado Central. Fin de la crónica.       

 

Comentarios