Frontera

Reunión de la Junta Directiva de la CECE

Los empresarios piden medidas urgentes en la frontera ante la "situación de extrema gravedad"

Reunión de los empresarios en la Delegación del Gobierno (ARCHIVO)
photo_cameraReunión de los empresarios en la Delegación del Gobierno (ARCHIVO)

La Confederación de Empresarios propone una frontera comunitaria moderna, inteligente, fluida y con accesos amplios. También aboga por reabrir el paso de Benzú. 

La Confederación de Empresarios ha celebrado esta mañana una Junta Directiva en la que han analizado desde el punto de vista económico el año que está a punto de finalizar. Un 2019 que termina, según los empresarios, con "una grave crisis en el comercio local".

La CECE considera que "no se puede esperar más tiempo, mientras se buscan o no alternativas a la vida económica de la ciudad, exigimos de los políticos que representan a los ciudadanos (empresarios, trabajadores y consumidores) adopten con urgencia medidas relacionadas con la frontera.

1.- Reestructuración global de las infraestructuras de la frontera de El Tarajal. "Desde 2004 urge una remodelación. La Administración competente, en este caso nacional o europea, debe dotar a Ceuta de una frontera comunitaria moderna, inteligente, con accesos amplios y acorde con su importancia para el Producto Interior Bruto (PIB) de la Ciudad. Reiterada por esta Confederación desde hace 8 años". 

2.- Una frontera ágil y eficaz con asignación de medios personales e infraestructuras suficientes y de última tecnología, "de forma que la fluidez del paso fronterizo no esté solo condicionada a los efectivos disponibles en cada momento". 

3.- Organización de la frontera con diferentes carriles, "discriminándolos según necesidades de paso, ya sean mercancías, personas, vehículos, turistas y viajeros en general. Creación de una zona de espera para los viajeros a pie, con el fin de evitar las aglomeraciones de personas en el entorno del Tarajal". Por ello, la CECE apuesta por ampliar el espacio fronterizo para que se adapte a los tráficos posibles, creando un espacio que en determinados momentos se adecúe para mercancías, en los momentos en los que Marruecos quiera imponer ese tráfico y desde luego priorizar el paso de turistas en un sentido u otro porque ello producirá beneficios a ambas partes.  

"En lo que se refiere al paso de porteadores, hombres o mujeres a pie, deben establecerse los pasos necesarios y abiertos para que en caso de que existan restricciones de parte marroquí, quede claro que el culpable de retrasos o accidentes no es España.  Y respecto a los espacios fronterizos debe estudiarse seriamente la posibilidad de reabrir el paso de Benzú dotándolo con medios suficientes, similar a lo sucedido en Melilla".   
 
4.- Cumplimiento estricto de la normativa española y europea en la frontera, "aportando la formación adecuada al personal allí destinado. Son conocidos los incumplimientos del Tratado Schengen en dicha Frontera de El Tarajal. Dichos incumplimientos son muy graves y deben ser motivados en su caso para evitar una denuncia ante la Unión Europea".    

"Mientras todo esto se soluciona, es preciso citar que la Ciudad Autónoma percibe cada año una importante subvención por las pérdidas de ingresos por IPSI causados por la baja de ventas a Marruecos. Esto hace que la Ciudad Autónoma perciba el problema de la frontera como un asunto ajeno porque no le perjudica directamente. Los empresarios deben recibir la misma subvención por la pérdida de beneficios, al igual que la Administración Local o, en caso contrario, esa subvención debe repartirse equitativamente para que llegue a todos los perjudicados, empresarios del comercio, transportistas, consignatarios y todos aquellos que se vean  afectados.  
Por todo ello, la Confederación de Empresarios hace también un ofrecimiento a las autoridades locales para que se unan a estas reivindicaciones, primero ante la Delegación del Gobierno y, si fuera necesario, ante los Ministerios de Interior, Hacienda, Exteriores y ante la misma Unión Europea". 
 

Comentarios