Frontera

Las autoridades españolas se quejan de la displicencia con la que los marroquíes atienden sus demandas

España responde a la crisis de la frontera endureciendo los controles de entrada a Ceuta

La Delegación del Gobierno refuerza los controles para impedir la entrada a viandantes y automóviles de los que se sospecha que tratan de traficar con mercancía, lo que ha generado aglomeraciones al otro lado de la frontera. 

Miles de personas se agolpaban esta mañana de martes a las puertas de Bab Sebta en un nuevo intento por acceder a Ceuta para tentar a la suerte y volver con la mercancía cuyo tráfico permanece suspendido desde el pasado 9 de octubre.

Sin embargo, la decisión de la Delegación del Gobierno de endurecer los controles para evitar la entrada a viandantes y vehículos de los que se sospecha que tratan de traficar con mercancía ha generado situaciones de colapso al otro lado de la frontera. Ésta es la respuesta a la displicencia que Marruecos viene mostrando ante los requerimientos que desde hace semanas vienen planteando las autoridades españolas para dar salida a un problema que, además de su carácter económico, ha adquirido ya una dimensión social.

Un mes y medio largo sin porteo ha sumido a los empresarios que se benefician de este tráfago de mercancías de uno a otro lado de la frontera en una difícil coyuntura. Las consecuencias de esta situación resultan mucho más gravosas para los miles de marroquíes que encuentran en el porteo de fardos su sustento. Los trabajadores asisten desesperanzados al transcurrir de los días sin que ninguna autoridad anuncie una fecha cierta de reinicio de la actividad.

España ya ha comenzado a asumir que la intención de Marruecos es la de poner fin al conocido como “comercio atípico”, un tráfico de mercancías transfronterizo irregular pero tolerado. La actitud de las autoridades del país vecino ya ofrece algunas pistas sobre su talante. El jefe de gabinete de la Delegación del Gobierno, Juan Hernández, ha tratado de entrevistarse a lo largo de la última semana con el nuevo jefe de aduanas marroquí, para lo cual se ha trasladado al menos en dos ocasiones hasta la frontera. La gestión ha resultado infructuosa.  

 

Información en Loma Colmenar

z1Mientras, la Delegación del Gobierno ha comenzado a distribuir entre los vehículos que aguardan en el área de embolsamiento de Loma Colmenar a entrar en Marruecos una serie de indicaciones sobre la mercancía cuyo transporte está autorizado. Las autoridades españolas continúan preocupadas por la estricta aplicación del régimen de viajeros que desde hace semanas viene haciendo el país vecino.

La información distribuida entre los conductores –dos folios en castellano y árabe-  precisa que solo se podrán transportar dos bolsas de 50 por 30 centímetros cuyo contenido sean exclusivamente productos de alimentación y limpieza y electrodomésticos y piezas de recambio de pequeño tamaño.

Comentarios