Frontera

El BOE publica la orden por la que se prolonga la clausura del paso hasta el fin del estado de alarma

La frontera que no conduce a ninguna parte: el cierre de El Tarajal se prorroga

frontera-Tarajal
photo_camera Vehículos en el paso fronterizo (C.A./ARCHIVO)

Mientras el BOE publica hoy la prórroga del cierre del puesto de El Tarajal, la incertidumbre se mantiene en torno a cuándo Rabat y Madrid recuperarán el tránsito a través de las fronteras de Ceuta y Melilla.

La frontera de El Tarajal-Bab Sebta seguirá conduciendo a ninguna parte. Marruecos mantiene un sepulcral silencio acerca de cuáles son sus intenciones respecto del paso fronterizo que separa a su país de Ceuta y Melilla. Mientras, España continúa sin hacer alusión expresa a la situación de las fronteras en las dos ciudades autónomas.

Entretanto, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado esta mañana la orden del Ministerio de Sanidad por la que se prorroga el cierre temporal de los pasos ceutí y melillense hasta el final del estado de alarma, sin perjuicio de que, para entonces, se decida una nueva prórroga hasta la medianoche del 30 de junio.

En todo caso, la apertura de la frontera continúa a expensas de que Rabat y Madrid, de mutuo acuerdo o por reacción a la decisión unilateral del otro, resuelvan que ha llegado el momento. Y esa circunstancia parece que todavía está lejos de darse.

Marruecos mantiene vigente su estado de alarma hasta el próximo 10 de julio. Aun cuando decida, si cuenta con la aquiescencia de los países europeos, activar la Operación Paso del Estrecho tras esa fecha, no existe ninguna garantía de que ello implique la reapertura de la frontera.

Rabat se encuentra empeñado en una refundación de la actividad económica de la región de Tetuán, con epicentro en Castillejos, un proyecto impulsado, precisamente, para que las relaciones a través de la frontera pierdan la relevancia que hasta la fecha han tenido. En Ceuta, incapaz de articular un proyecto similar para salvaguardar su economía, las autoridades se limitan a contemplar la evolución de los acontecimientos.

El Gobierno de España tampoco parece muy dispuesto a abrir sus fronteras con terceros estados sin que se cumplan una serie de garantías. El presidente Pedro Sánchez precisaba ayer en rueda de prensa qué circunstancias deben concurrir para que España reabra sus fronteras exteriores, una decisión que, en todo caso, se adoptará conjuntamente con el resto de estados miembros de la Unión Europea.

Para que eso sea posible, estos países terceros deberán presentar una situación epidemiológica análoga o mejor a la de la UE, vendrán obligados a asumir ciertas condiciones sanitarias en origen, trayecto y destino y, finalmente, habrá de actuar con reciprocidad.

Comentarios