Frontera

malestar por las medidas de control

Marruecos y España adoptan precauciones ante una posible protesta de los propietarios de los coches dedicados al porteo

Frontera de El Tarajal/ C.A./ARCHIVO
photo_cameraFrontera de El Tarajal/ C.A./ARCHIVO

La noticia de que los dueños de los coches dedicados al "comercio atípico" se organizaban para mostrar su malestar por las medidas de control adoptadas por España ha mantenido alerta a las fuerzas de seguridad durante la mañana. 

La noticia de que los conductores dedicados al comercio atípico a través de El Tarajal habían preparado una protesta para este lunes ha alertado a las autoridades españolas y marroquíes, que han adoptado prevenciones extraordinarias desde primeras horas de la mañana. Los propietarios de los vehículos no ocultan el malestar que les ha causado las medidas establecidas por la Delegación del Gobierno para el control de los turismos que entran a diario en la ciudad. Estas actuaciones han restringido el número de coches autorizados por España para transitar a través de la frontera, lo que ha redundado en una pérdida de ingresos para los conductores. “Si a esta merma de ingresos sumamos la proximidad del Ramadán, es natural que anden inquietos”, señalan fuentes conocedoras de los movimientos de mercancía a través de la frontera.

La Delegación del Gobierno aprobó a finales del pasado mes una serie de disposiciones para filtrar los vehículos a través de la frontera. A la prohibición de entrada de coches que no reúnen las condiciones necesarias para circular en España, la Delegación impuso la obligatoriedad de portar la “carta verde” o seguro internacional de vehículos a motor. Los automóviles, además, debían ser conducidos por sus propietarios.

A mediodía, no había rastro de las protestas sobre las que habían sido alertadas las fuerzas de seguridad de uno y otro lado de la frontera. Las entradas a Ceuta apenas si registraban algunas retenciones mientras que el acceso a Marruecos permanecía expedito.

El paso de El Tarajal II para porteadores había registrado a media mañana la entrada de unas 1.700 personas. Los mismos porteadores y los comerciantes de los polígonos explicaban que Marruecos había establecido, por primera vez, una serie de controles para el acceso a pie que incluían la separación de hombres y mujeres.

Comentarios