Frontera

Marruecos inicia la construcción de la zona franca de Castillejos, un proyecto nacido para enterrar el porteo

Sobre una superficie de unas 90 hectáreas, la zona franca forma parte de la estrategia iniciada por Rabat el pasado año con el cierre de la frontera con Ceuta al tráfico de mercancías. 

El inicio de las obras de construcción de la zona franca comercial de Castillejos abre una nueva época en la configuración económica de la provincia marroquí vecina a Ceuta. La prensa marroquí da cuenta del comienzo de la ejecución de un proyecto que nace para reactivar la actividad económica de la región de Tetuán, una iniciativa con la que sepultar las operaciones de contrabando con la ciudad española, una práctica bautizada eufemísticamente con el nombre de “comercio atípico”.

Sobre una superficie de unas 90 hectáreas, la zona franca forma parte de la estrategia iniciada por Rabat a finales del pasado año con el cierre de la frontera con Ceuta al tráfico de mercancías. 

En principio, los puestos de trabajo generados en el complejo servirán para ocupar a buena parte de los marroquíes que quedaron desamparados tras la clausura de la frontera al comercio. 

A partir de ahora, será Tánger-Med el canalizador de las mercancías que hasta el último trimestre de 2019 encontraban una puerta de entrada en Marruecos a través de Ceuta. 

Según la prensa marroquí, aunque el coste total de la inversión aún  no se ha hecho oficial, los trabajos de movimientos de tierra y de habilitación de carreteras, que en una primera fase se practican sobre unas 10 hectáreas de terreno, podrían suponer un desembolso de unos 8,5 millones de euros.

Comentarios