Frontera

Crisis migratoria

Las fronteras de Ceuta y Melilla suman casi la mitad de todos los rechazos registrados en la UE

Frontera de Ceuta (ARCHIVO)
photo_cameraFrontera de Ceuta (ARCHIVO)

El 97% de las 230.540 personas rechazadas en España eran marroquíes intentando entrar en territorio comunitario a través de Ceuta y Melilla. 

Cerca de medio millón de personas se quedaron el año pasado a las puertas de Europa y casi la mitad de ellas tuvo que darse media vuelta en fronteras españolas. Así lo asegura un reportaje publicado por el diario El País.

El 97% de las 230.540 personas rechazadas en territorio nacional eran marroquíes intentando entrar en territorio comunitario a través de Ceuta y Melilla. Los números, los más recientes publicados por Eurostat, reflejan el desafío fronterizo de ambas ciudades autónomas. “Aunque menos visibles que las pateras, Ceuta y Melilla son el espacio más complejo en términos de control migratorio”, ilustra la directora de políticas migratorias de la consultora Instrategies, Gemma Pinyol.

La frontera terrestre ha sido siempre el lugar más complicado para el control de los flujos migratorios. En Melilla y Ceuta, los únicos accesos por tierra entre África y la Unión Europea, los medios son escasos y el tránsito, gigantesco. Más 32.000 personas entran diariamente por los pasos del Tarajal, en Ceuta, y Beni Ensar y Farhana, en Melilla, según los datos oficiales de 2017 facilitados al diputado de EH-Bildu, Jon Iñarritu, en una pregunta parlamentaria. A los peatones se suma el número oficioso de vehículos, entre 15.000 y 20.000 al día entre las dos ciudades. San Ysidro, considerada la frontera más concurrida del mundo, que comunica San Diego, en California, con Tijuana, en México, registra la entrada diaria de unas 25.000 personas y 50.000 vehículos.

Continuar leyendo...

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad