Frontera

Un policía nacional pierde un diente en una agresión en la frontera

El agente fue agredido en la zona conocida como Puente Internacional / ARCHIVO
photo_cameraEl agente fue agredido en la zona conocida como Puente Internacional / ARCHIVO

La UFP denuncia la falta de personal en la frontera así como el peligro que corren los agentes allí destinados, como se ha demostrado con la última agresión a un policía al que arrancaron un diente de un golpe mientras las autoridades marroquíes miraban sin prestar ninguna ayuda.

La Unión Federal de Policía denuncia una nueva agresión sobre agentes de la Policía Nacional en la frontera del Tarajal “ante la mirada pasiva de la policía marroquí que lejos de colaborar en la detención del agresor se interpuso impidiendo que el autor de un atentado contra agentes de la autoridad fuese detenido y puesto a disposición judicial”. Desde el sindicato denuncian que la falta de personal está provocando situaciones de riesgo “para la integridad física de los agentes”.

Aseguran que los diez últimos agentes llegados en comisión son “para la apertura del Tarajal II”, por tanto, la plantilla sigue siendo insuficiente. El sindicato asegura que estos hechos “no son aislados. La agresividad y contundencia en la agresión fue tal que a uno de los agentes perdió un diente de un golpe”. En el relato de los hechos, cuando el Jefe de Servicio acudió a socorrer a su compañero y parar la agresión, éste también fue agredido por varios individuos de origen marroquí que estaban en la cola de entrada a la ciudad, concretamente en lo que se conoce como el Puente Internacional. Mientras tales hechos sucedían y los policías tenían que enfrentarse contra “una masa descontrolada y violenta”, los agentes marroquíes observaban “expectantes sin prestar el más mínimo apoyo y más allá de auxiliar a los agentes, se llevaron al agresor del lugar impidiendo con ello su detención, dejando en evidencia la falta de colaboración a la que nos tienen acostumbrados, por más que algunos representantes políticos se empeñen en decir lo contrario”.

Desde la UFP, sindicato mayoritario en la ciudad, muestran “su repulsa e indignación” por los hechos acontecidos y condenan “la conducta y falta de cooperación de la policía marroquí”. Instan a la Delegación del Gobierno a que pida explicaciones y exija responsabilidades a las autoridades marroquíes, “no basta con una simple disculpa. Tales hechos no deben quedar impunes, hay que conocer la identidad del agresor para que actúe la justicia española”.

Comentarios