Frontera

El Estado licita unas obras que contemplan múltiples cambios en la aduana

La rehabilitación de la frontera de El Tarajal no comenzará hasta bien avanzado el verano

Frontera de El Tarajal (C.A.)
photo_cameraFrontera de El Tarajal (C.A.)

Las obras para la rehabilitación de las instalaciones de la frontera de El Tarajal no se iniciarán hasta bien avanzado el verano o incluso pasado el mismo. La Subdirección General de Gestión Económica y Patrimonial ha publicado en la Plataforma de Contratación del Estado la licitación de las mismas esta semana por un importe de 576.182,35 euros.

El plazo de entrega de ofertas por parte de las empresas que deseen concurrir a la citada licitación concluye el 24 de julio de 2019 a las 19:00 horas. Con este dato es obvio que las obras de rehabilitación que el Estado pretende llevar a cabo en la frontera de El Tarajal no podrán comenzar hasta bien avanzado el verano o finalizado el mismo, como muy pronto, ya que después de la adjudicación, que se hará el 25 de julio, vendrá la firma del contrato y todo el procedimiento administrativo que esta conlleva.

Una vez adjudicadas, las obras de rehabilitación de las instalaciones de la frontera cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses, por lo que es bastante probable que estén concluidas, en el mejor de los casos, a finales de este año o a principio del siguiente.

Las obras responden al encargo realizado por la Subdirección a la empresa Initec Infraestructuras en 2018 para la realización de un proyecto de cara a la rehabilitación de la frontera de El Tarajal, proyecto que fue informado favorablemente por la Oficina de Supervisión de Proyectos del Ministerio de Interior el 20 de noviembre de 2018.

 

Extrema urgencia

Los técnicos de Initec explican en la memoria del proyecto que el mismo se redacta en el marco de poder acometer obras de extrema urgencia, las cuales no pueden esperar la llegada de otro proyecto principal fechado para, como mínimo, dentro de 2 o 3 años, y que de seguir en las condiciones en las que actualmente se encuentran las instalaciones, pueden provocar importantes daños debido a caídas o desprendimientos, ya que la corrosión ha llegado a un nivel en el que no existen garantías de seguridad en muchas de las zonas de tránsito de la frontera.

En este sentido hay que destacar que, la Subdirección General de Planificación y Gestión de Infraestructuras y Medios para la Seguridad del Ministerio del Interior, tiene en marcha para un futuro a medio plazo, la ejecución de una gran obra de ejecución de una nueva frontera de El Tarajal, aumentando carriles de vehículos y proyectando nuevas edificaciones e instalaciones.

La frontera de El Tarajal, según la memoria del proyecto, consta de unas instalaciones que datan de los años 90 (obra principal) y que se han acometido dos importantes proyectos hasta la actualidad, el primero en 2003 en el que se planteaban la ejecución de nuevas marquesinas sobre el puente Internacional, iluminación y sistema cerrado de televisión y vigilancia, y un segundo documento en 2006 dedicado a la reforma interior de oficinas, zonas comunes, calabozos y otros elementos.

Independientemente de estos dos proyectos, el paso fronterizo posee un contrato de mantenimiento de limpieza y de reparaciones de pequeña entidad, el cual está vigente y en pleno funcionamiento. Aún con estos contratos de mantenimiento en marcha, ha sido completamente imposible el preservar muchas de las instalaciones metálicas en un estado adecuado, ya que las inclemencias meteorológicas que azotan la zona han provocado una corrosión muy elevada en muchos elementos estructurales, siendo imposible paliar esta situación con los trabajos básicos contratados.

Como antecedentes es importante mencionar que, tras la apertura de las instalaciones de Tarajal II, a través de las cuales se pone ordenamiento a la entrada y salida de peatones dedicados al porteo de mercancías entre España y Marruecos, la frontera de El Tarajal se ha visto inmersa en un proceso de cambio en sus flujos de viandantes.

El gran número de personas que ahora pasan por las nuevas instalaciones dedicadas en exclusiva al tránsito de mercancías, hacen que muchas de las instalaciones que antaño fueron necesarias en la frontera principal ahora están sobredimensionadas, siendo totalmente excesivo el número de carriles existente en la actualidad y la tipología en cuanto a dimensiones de los mismos.  Este hecho, unido al pésimo estado en el que se encuentran estas vías de entrada-salida de España, obliga a plantearse nuevas actuaciones que supongan a su vez una nueva organización de flujos en la aduana, precisan los técnicos de la empresa que ha realizado el proyecto.

 

Actuaciones a realizar

En lo que se refiere a las actuaciones que se contemplan en el proyecto de obras para la rehabilitación, en el mismo se enumeran cuáles son los elementos estructurales que, o por su elevado estado de deterioro, o por su inoperatividad actual, van a ser eliminados. Así se retirarán paneles de tramex en formación de carriles de peatones, barandillas metálicas en zonas de control de documentación, malla de stig triple reforzado en cerramientos verticales y horizontales, concertinas de cerramiento de perímetro y paneles fijos decorativos.

En el apartado de tornos de control de personas, los mismos van a ser colocados en otra ubicación, aprovechando el elemento de contención en su totalidad, pero en vez de en la entrada en Ceuta, en la salida de la misma, dando de esta manera solución a las demandas planteadas por la Policía Nacional

Sobre las marquesinas existentes de estructura metálica se contempla una actuación de relevancia en las de control de vehículos en los puestos de la Guardia Civil y Policía Nacional. Se tratará de aprovechar pilares y vigas actualmente instaladas y aprovechables a nivel estructural, eliminando el resto (paneles, baberos, embellecedores y otros elementos).

También está prevista la demolición de la pequeña edificación sin uso en la zona de fiscal que se encuentra en un estado de deterioro elevado.

Una vez realizados todos los trabajos de desmantelamiento se procederá a instalar un nuevo vallado de perfiles cuadrados, listones verticales y anclados al firme con placas de anclaje, de idénticas características a los ya montados en Tarajal II.

En este aspecto, en la memoria se destaca que, debido a que el gran flujo de personas porteadoras, que eran las que daban un uso contundente a las instalaciones provocando deterioros continuos, roturas y un desgaste muy elevado de cualquier elemento de contención instalado en el recinto, ha variado de ubicación trasladándose al nuevo paso de mercancías, es posible hacer que los carriles sean más permeables, no teniendo que soportar grandes agresiones en la actualidad.

 

Cambios sustanciales en los carriles de entrada y salida

La idea que se persigue es la de anular todos los carriles posibles que han quedado sin uso. Las zonas afectadas serían:

Sentido España-Marruecos (antes del edificio de control): se elimina la línea de delimitación de carriles central (actualmente hay dos carriles), quedando un único carril delimitado en su margen derecho por el muro de contención existente que separa la aduana de las edificaciones colindantes, y en su margen izquierdo por nuevo vallado metálico a 1,30 m de altura. Toda clase de personas transitarán por este carril.

Sentido España-Marruecos (después del edificio de control): En esta zona actualmente existen tres carriles de los cuales se elimina uno, dejando un paso para Schegen con doble línea de perfilería metálica de 1,30 metros y 2,50 respectivamente, y un segundo carril para el resto de personas, zona está delimitada por vallado de 2,50 metros y muro de delimitación de Aduana existente.

Sentido Marruecos-España (antes del edificio de control): Actualmente hay instalados 5 carriles, de los cuales se elimina uno y se cambia la estructura metálica del resto a la perfilería ya descrita. Se instala un nuevo paso Schengen con carril de 1,30 metros de altura y tres más a 2,50 metros para Terceros Países, retorno y transfronterizos.

Sentido Marruecos-España (tras el edificio de control): Esta zona no se ve afectada por ninguna modificación de flujos. Hay actualmente un único carril, el cual se mantiene, eliminando el vallado que lo delimita e instalando uno nuevo de perfilería tipo en su lugar.

En este punto hay que destacar que bajo la zona de control de documentación de la Policía Nacional., donde actualmente existe un gran entramado metálico de carriles, barandillas y tornos de retención, se proyecta una zona completamente diáfana, eliminando cualquier tipo de elemento metálico, quedando como zona común de las personas que provienen de Marruecos justa antes de pasar por el edificio principal de Aduanas.

También se proyecta la eliminación de todos los techados de carriles existentes, al igual de concertinas y vallados de cerramiento, quedando los nuevos carriles abiertos al exterior por su zona superior. También se contempla la ejecución de nuevas marquesinas en panel sándwich y perfil laminado en zonas de control de la Guardia Civil y Policía Nacional, así como la instalación de nuevos vallados de cerramiento aduanero sobre la nueva marquesina de Policía Nacional y sobre el muro medianero de separación con Tarajal II.

Por último, en el proyecto de las obras a ejecutar se contempla una actuación para evitar las posibles entradas ilegales sobre estos vallados de stig. Para ello se instalarán paneles en acero galvanizado en la línea de bayoneta de coronación que abata hacia el exterior del Recinto, confiriendo, con la inclinación de la propia bayoneta, una contrapendiente a posibles intentos de entrada, haciendo muy complicada la escalabilidad.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad