Frontera

La delegada niega que las medidas contravengan lo establecido en el Tratado Schengen

Las restricciones en la frontera de El Tarajal se mantendrán hasta que la misma se regularice

La delegada ha explicado que las restricciones seguirán aplicándose (C.A.)
photo_cameraLa delegada ha explicado que las restricciones seguirán aplicándose (C.A.)

La delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, ha asegurado que las restricciones en la frontera de El Tarajal seguirán aplicándose hasta que la misma regularice, aunque ha negado que las mismas contravengan la excepción que Ceuta tiene en el Tratado Schengen con respecto a los residente en la zona de Tetuán.

La delegada, en un desayuno de trabajo, ha dado un repaso a todas las actuaciones que se han llevado a cabo desde que accedió al cargo, destacando las soluciones logradas en materia de educación y transportes marítimos y aéreos.

Mateos ha negado que las restricciones que se están aplicando en la frontera para acceder a Ceuta desde Marruecos contravengan lo establecido en el Acuerdo Schengen, que permite que todos los residentes en la zona de Tetuán puedan acceder a Ceuta sin necesidad de visado.

En este sentido, la delegada ha explicado que el hecho de que los residentes de esta zona no necesiten visados “no quiere decir que no se le pidan otra documentación para entrar en Ceuta”, igual, ha agregado, “que nos hacen a nosotros en cualquier frontera”.

“Lo que queremos es regularizar esta frontera y que sea una frontera digna”, ha dicho. La delegada ha reconocido que se están dando casos de “argelinos que están pasando con un pasaporte marroquí”, aunque este asunto se intentará solucionar con la puesta en funcionamiento con la frontera inteligente.

Los controles se van a mantener hasta que la frontera esté regularizada. La delegada confía en que en cuanto esté en marcha la frontera inteligente, “todo estos problemas nos lo vamos a quitar”. El objetivo que mantiene la Delegación del Gobierno es evitar “ese porteo forzoso por una zona de tránsito que es la del Tarajal”. “Lo que se pretende es que sea una frontera del siglo XXI”, ha dicho.

Mateos también ha reconocido la existencia de quejas de muchos ciudadanos porque a raíz de las restricciones muchas mujeres marroquíes que prestan sus servicios en hogares ceutíes no hayan podido pasar. Un asunto que se torna complejo.

Al respecto, la delegada ha animado a la ciudadanía a regularizar la situación de estas trabajadoras, aunque ha reconocido que la falta de personal en Extranjería hace que el proceso se prolongue mucho en tiempo. Para ello, Mateos ha anunciado que ha solicitado que la renovación de documentos se haga cada dos años y no cada uno como hasta ahora.

Comentarios