Frontera

Evitar entrada de migrantes

Sánchez pide ayuda a Marruecos para los diez meses que duren las obras en la valla

Fernando Grande-Marlaska, reunido en Rabat con su homólogo marroquí Abdelouafi Laftit el pasado mes de septiembre (INTERIOR)
photo_cameraFernando Grande-Marlaska, reunido en Rabat con su homólogo marroquí Abdelouafi Laftit el pasado mes de septiembre (INTERIOR)

El Gobierno quiere evitar que se produzcan incidentes durante ese periodo de tiempo. Por eso, también habrá un dispositivo especial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 

El Ministerio del Interior anunciaba ayer que las obras en las vallas de Ceuta y Melilla comenzarían antes de finalizar el mes de noviembre y tendrían una duración de diez meses. 

Durante ese periodo de tiempo, según publica hoy El Español, un dispositivo especial de la Guardia Civil y de la Policía Nacional cubrirá las brechas que puedan surgir durante la remodelación. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez también ha pedido ayuda a Marruecos para blindar el perímetro.

Las conversaciones entre Madrid y Rabat han sido constantes desde que se concretara la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla, en Consejo de Ministros del pasado mes de enero. Las obras darán comienzo este mismo mes de noviembre y el Gobierno no quiere que se produzcan incidentes o saltos masivos durante los diez meses de reformas.

Por eso, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha instado a su homólogo en Marruecos, Abdelouafi Laftit, a coordinar medidas de seguridad "precisas" a ambos lados de la frontera. Ambos han mantenido varias reuniones bilaterales; la última de ellas, el pasado 4 de septiembre.

¿Y qué ocurrirá en el lado español de la valla? Marlaska ha consultado a los máximos representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado si dispondrían de los medios necesarios para proteger el perímetro fronterizo de ambas ciudades autónomas mientras se prolonguen las obras. Tras obtener su visto bueno, se ha proyectado un dispositivo especial para los próximos diez meses.

El refuerzo especial de seguridad contará con un incremento del personal desplegado en la zona y la dotación de medios para cubrir los tramos en los que se vayan acometiendo las obras.