Frontera

Caos fronterizo

Porteadores y vehículos, desesperados tras aguantar más de seis horas para acceder a Marruecos

Personas esperando para entrar en Marruecos (CEDIDA)
photo_cameraPersonas esperando para entrar en Marruecos (CEDIDA)

La desesperación y la tensión están aumentando por minutos. Lo que esta tarde era una espera tranquila y pacífica se está convirtiendo en un verdadero caos cuyas consecuencias se desconocen. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han tenido que mandar a más agentes para controlar este infierno. 

La situación en la frontera cada vez es más delicada, sobre todo desde que el pasado 9 de octubre Marruecos decidiera suspender el porteo de manera indefinida.

Esta mañana, como cada día, cientos de personas y de vehículos han entrado a la ciudad. Unos para trabajar y otros con la intención de adquirir mercancía. El acceso a Ceuta casi siempre es fluido, el problema llega cuando estas personas y vehículos deciden retornar.

Marruecos está imponiendo estrictos controles para evitar que entre a su país mercancía procedente de Ceuta. Unos controles que ralentizan la entrada y por consiguiente provoca que se acumulen gran cantidad de personas y vehículos. Esta acumulación provoca el cierre intermitente de la frontera. 

Hoy la situación se ha convertido en un verdadero infierno. Alrededor de 1.000 vehículos llevan esperando seis horas en la zona de embolsamiento para entrar a Marruecos. El mismo tiempo que llevan las personas que han entrado a pie. La desesperación y la tensión están aumentando por minutos. Y lo que esta tarde era una espera tranquila y pacífica se está convirtiendo en un verdadero caos cuyas consecuencias se desconocen.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han tenido que mandar a más agentes para controlar este infierno. 

Comentarios