Frontera

570 solicitudes de información en extranjería

Sólo 1.200 empleadas del hogar marroquíes, de las 25.000 que pasan a diario, están regularizadas

Mujeres marroquíes pasando la frontera (C.A.)
photo_cameraMujeres marroquíes pasando la frontera (C.A.)

Hasta la fecha, Extranjería ha registrado 570 solicitudes de información para conseguir los papeles de estas personas. Delegación del Gobierno anunció que en marzo la mujer que no estuviera regularizada no podría pasar la frontera. 

El tiempo se agota y tan sólo un tercio de las empleadas del hogar marroquíes que acceden cada mañana a Ceuta están regularizadas. Una cantidad ínfima en relación a la afluencia de mujeres que cada día pasan la frontera para realizar labores domésticas. Según las últimas estimaciones, entre 20.000 y 25.000 empleadas marroquíes cruzan a la ciudad a diario.

Delegación del Gobierno ha anunciado que en el mes de marzo aquella mujer que quiera pasar la frontera para trabajar en Ceuta y no tenga papeles no podrá hacerlo.

Esta medida ha provocado que muchos ceutíes que tienen a estas "muchachas" en sus casas se pongan las pilas e inicien el proceso de regularización. Según datos facilitados por la Delegación del Gobierno, hasta la fecha Extranjería ha recibido 570 solicitudes de información para conocer cuál es el procedimiento que deben seguir. De momento, no se ha tramitado ninguna documentación de regularización ya que este proceso lleva su tiempo, pero se espera que en las próximas fechas se vayan dando de alta a estas mujeres marroquíes. 

El proceso es lento y complejo. Por este motivo, la institución de la Plaza de los Reyes ha facilitado un documento con los pasos a seguir para regularizar a las mujeres transfronterizas.

Mientras llega el mes de marzo y comience a aplicarse la orden dada por la Delegación, las mujeres pueden o no pasar la frontera según el día de la semana. Por lo general, la policía marroquí está poniendo problemas para acceder a Ceuta los martes y los jueves. Estas restricciones están perjudicando, sobre todo, a las propias mujeres, que pierden dinero al no poder desarrollar su trabajo debido a estos controles. 

 

Las empleadas de hogar marroquíes, las víctimas

La Delegación del Gobierno solo permite la entrada en la ciudad a los marroquíes que acrediten estar en posesión del permiso de residencia o del pase que se expide a los trabajadores transfronterizos.

La Delegación sostiene que estas medidas obedecen a la necesidad de frenar la entrada de porteadores que, de manera encubierta, entran a Ceuta para, ya por la tarde, concentrarse ante la frontera con el propósito de retornar a Marruecos cargados con productos textiles. Estas prácticas están en el origen de las avalanchas que se registran ante la frontera, protagonizadas por los porteadores que tratan de burlar la prohibición de trasegar con mercancías a través de Tarajal I.

La situación ha generado el estupor de las marroquíes que encuentran en el trabajo al servicio de las familias ceutíes su sustento económico. 

Algunas de estas mujeres, como solución de urgencia, han resuelto pernoctar en Ceuta en casas de amigas y conocidas para atender sus responsabilidades laborales. Una solución temporal que no podrán mantener si persisten las limitaciones a la entrada por la frontera establecidas por la Delegación del Gobierno.

Rabea es una de las empleadas de hogar sin contrato que a diario cruza la frontera para trabajar en un domicilio del centro de Ceuta. Aunque en situación irregular, esta mujer marroquí, que frisa los 50 años, se considera afortunada porque su salario alcanza los 350 euros por cinco horas de trabajo cinco días a la semana. “Hoy me quedaré a dormir en Ceuta; espero que las cosas vuelvan a ser como eran”, comenta esperanzada.

 

Informe APDHA

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha analizado la situación de las empleadas domésticas procedentes de Marruecos en el informe : "Mujeres porteadoras: La injusticia a la espalda". 

La entidad distingue, por un lado, a aquellas mujeres marroquíes dadas de alta en la Seguridad Social que tienen acceso a las prestaciones sociales y sanitarias de la ciudad, y, por otro lado, a aquellas que trabajan de manera irregular en Ceuta y por tanto no tienen acceso a los recursos sociales existentes. 

En cuanto al salario, APDHA calcula que de media las empleadas domésticas suelen recibir al día de 20 a 25 euros. Una cantidad insuficiente para la labor que desarrollan. 

Comentarios