Frontera

En este momento sólo se supone que si Marruecos no abre antes del 31 de julio, España tampoco

España echa un pulso a Marruecos: ¿Quién abrirá antes la frontera?

Frontera de El Tarajal (C.A.)
photo_cameraFrontera de El Tarajal (C.A.)
Marruecos siempre ha ido por delante en el cierre de los pasos terrestres con Ceuta y Melilla.

España abrió anoche sus fronteras a doce países de fuera de la Unión Europea de acuerdo con la lista elaborada por la institución, no sin debate durante la semana.

Sin embargo, tanto China como Marruecos y Argelia son naciones que han quedado inicialmente sujetas al principio de reciprocidad. Una condición que ya avanzó el presidente del Gobierno español como una de las tres que habría que tener en cuenta. Otra, que la situación epidemiologíca del estado de referencia fuera al menos similar a la de los países europeos. Nunca peor.

El Boletín Oficial del Estado -publicado este viernes- ampliaba con matices el cierre temporal de los puestos terrestres habilitados para la entrada y salida de España en Ceuta y Melilla. Era de suponer.

En el caso de Argelia y Marruecos, se ha tenido en cuenta la necesidad de tomar en consideración tanto el actual cierre de fronteras que rige en ambos países, así como las razones que lo sustentan, como el considerable volumen habitual de desplazamientos entre cada uno de ellos y España.

Marruecos cerró totalmente su frontera a las 6 de la mañana del pasado 13 de marzo, prácticamente sin avisar, en realidad dio muy pocas horas de margen. España hizo lo propio a las 0 horas del 23 de marzo, casi diez días después. Desde entonces, el paso fronterizo entre Ceuta y Marruecos está cerrado a cal y canto y únicamente se habilitó en tres ocasiones un pasillo humanitario para repatriar a decenas de sus nacionales, en una medida polémica e insuficiente.

Desde entonces poca información ha recibido Ceuta de las autoridades de Marruecos o eso se nos dijo mientras que las fronteras han permanecido cerradas, en el caso de España alegándose razones sanitarias por el estado de alarma. Los motivos de Marruecos no se hicieron oficiales, salvo las últimas declaraciones que hemos conocido recientemente de su ministro de Economía.

En medio de la pandemia y toda la crisis se originaron situaciones paralelas: marroquíes con trabajo en nuestra ciudad, atrapados a uno y otro lado; y viajeros y turistas también atrapados a la espera de regresar a casa. A día de hoy, y salvo contadas excepciones -las casi 300 repatriaciones- todo continúa más o menos igual. Y las dudas no se han despejado. Nadie lo ha hecho.

Y para aderezar esta miscelánea únicamente faltaba la OPE. Primero iba a comenzar el 15 de julio, después se iba a suspender, luego Marruecos no prepararía su dispositivo y, al final, España dice que se encuentra preparada para lo que venga desde Europa hacia el Magreb con aparentes signos de improvisación. Es una cuestión poco menos que de fe.

Ni el propio ministro Marlaska ha podido decir cuándo abrirá Marruecos sus fronteras, con lo que le ha parecido lógico cerrar la española tras los acuerdos nacidos de la UE. Este escenario tiene visos de que, sin abandonar la diplomacia, el pulso está echado, extendiendo la singularidad fronteriza en el caso de Marruecos hasta el 31 de julio de 2020 (inclusive) y con el matiz de "sin perjuicio de su eventual modificación para responder a un cambio de circunstancias o a nuevas recomendaciones en el ámbito la Unión Europea".  

El Gobierno de España sabe que 7.000 temporeras marroquíes contratadas en Huelva para la campaña de la fresa tienen que regresar a Marruecos después de quedarse sin trabajo y sin casa, el Gobierno español conoce que desde Francia y Alemania, entre otros países, los magrebíes, posiblemente en masa, bajarán hasta Algeciras para cruzar y pasar las vacaciones en su país. Y si España abre su frontera con Marruecos antes de que Marruecos lo haga, ¿imaginan lo que se puede formar?. Haya OPE o no, exista planificación y coordinación o no, estemos preparados o no, sin la implicación de Marruecos en la Operación Paso del Estrecho a España se le plantean muchas dudas. La mejor medida: que abran ellos primero.

Si a eso añadimos el tic nervioso con el que se expresa Marlaska al tocar el tema y los continuos rodeos que da a falta de concretar, no parece que esta Ope 2020 vaya a dar más alegrías que preocupaciones a España.

Marruecos ha llevado la iniciativa y ahora España le echa un pulso. La pregunta es: ¿Quién abrirá antes su frontera?. Los ceutíes también están pendientes de la decisión, así como cientos de marroquíes que están en Ceuta que sí quieren volver y que las condiciones para cruzar por El Tarajal sean las de antes. Otra cuestión, que no es baladí, es la evolución sanitaria de la epidemia en el país vecino.

 

 

 

Comentarios