Frontera

Entre las medidas, más trabajo para los residentes en detrimento de los trabajadores transfronterizos

Vivas: "No imponemos pero debemos demandarle a Marruecos que respete nuestras decisiones"

IMG_3102
photo_camera Juan Vivas, presidente de la Ciudad (C.A./ARCHIVO)
La propuesta del Gobierno de Ceuta podría estar lista esta semana para consensuarla con los agentes económicos, sociales y partidos políticos

El presidente de la Ciudad ha explicado en la Cadena SER cómo quiere que haya menos mano de obra marroquí y más mano de obra local en nuestra ciudad.  

Juan Vivas ha subrayado que independientemente de que haya que profundizar en la cuestión, la mano de obra transfronteriza viene de una “situación ocasionada por la aplicación de una regla, creo que de manera generosa, de permitir la realización de contratos laborales con transfronterizos a través de una excepción que se establece para profesiones de difícil cobertura”.

La ley permite estos contratos cuando sean trabajos que no puedan ser cubiertos porque no hay personas inscritas para su realización en las listas de desempleo. “En eso históricamente se ha sido muy permisivo”, ha indicado Vivas, por lo que ahora se trata de aplicar la norma “de manera estricta”.

El presidente se ha referido a la existencia de “mucha” economía sumergida en torno a los trabajadores transfronterizos “y todos tendremos que empeñarnos en poner los mecanismos de inspección necesarios para que eso no ocurra y para que esas oportunidades de actividad puedan llegar a las empresas de Ceuta y a los trabajadores desempleados de Ceuta”.

Otra cuestión que según Vivas hay que llevar a cabo, es “un plan de formación para que esos puestos o profesiones de difícil cobertura en nuestros demandantes de empleo no se den”. Vivas quiere que el trabajo que surge en la ciudad sea para personas que están residiendo en Ceuta y que "no sean rentas que emigren a otro lugar".

Vivas ha aclarado que “estas medidas no van contra nadie” y que se trata de una cuestión de supervivencia: “Marruecos toma las decisiones que estima pertinentes y nosotros tenemos también que tomar las nuestras y esto está fundamentado en el respeto recíproco. Respetamos a Marruecos, pero sin ningún tipo de complejos debemos de demandarle a Marruecos que también respete nuestras decisiones". El presidente puntualiza que "no le imponemos nada a Marruecos pero con toda firmeza estamos en la obligación de velar por el futuro de Ceuta ante la encrucijada que se nos ha planteado". Apuesta por la opción de España y Europa, que -dice- “cuentan con los resortes suficientes para garantizar un futuro estable a nuestra ciudad".

Esta semana, según el presidente, el documento puede estar listo para el paso siguiente, que es buscar que tenga el mayor consenso posible por parte de todos los agentes económicos, sociales y partidos políticos.   

Comentarios