Inmigración

1.771 lo hicieron franqueando la valla

2.578 jóvenes entraron de manera irregular en Ceuta durante 2016

Tres residentes en el CETI contemplan la valla fronteriza desde el lado español/ A.S./ARCHIVO
photo_cameraTres residentes en el CETI contemplan la valla fronteriza desde el lado español/ A.S./ARCHIVO

Los datos figuran en el informe "Derechos humanos en la frontera sur 2017" de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDHA).

2.578 migrantes accedieron a la ciudad de forma irregular durante el pasado año, según los datos publicados por la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en su informe “Derechos humanos en la frontera sur 2017”, presentado este miércoles. Según las cifras de la organización humanitaria, 1.771 lo habrían conseguido burlando la protección de la valla fronteriza, 325 a través del puesto de El Tarajal y 482 por mar.

De todos ellos, 2.412 (1.898 subsaharianos y 514 argelinos) habrían ingresado como residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

APDHA sostiene que en las fluctuaciones registradas desde 2014 en el número de migrantes que accedieron a la ciudad a través de la valla fronteriza tienen más peso la represión policial que Marruecos ejerce sobre los migrantes que la aplicación de las devoluciones en caliente, a las que el Gobierno español dio cobertura legal con la reforma de la Ley de Extranjería. El número de migrantes que entraron en Ceuta durante 2014 franqueando la valla ascendió a 2.200 frente a los 155 que se contabilizaron en 2015, año de la entrada en vigor de la modificación de la ley que ampara las devoluciones. Sin embargo, el año pasado estas cifras volvieron a elevarse hasta los 1.771.

 

Denuncia

La Asociación Pro-Derechos Humanos (APDHA) denuncia en su informe que las autoridades españolas dejan de socorrer a pateras que navegan por aguas nacionales con el propósito de que sean los servicios policiales marroquíes los que se encarguen de su interceptación y rescate. “Se les deja con frecuencia a la deriva avisando a la gendarmería marroquí para que se las lleven, aun estando en aguas españolas”, consta en el informe.  

APDHA incluye la presunta aplicación de esta práctica y la de las devoluciones en caliente en lo que define con el concepto de nuevo cuño de “tanatopolíticas migratorias”.

El informe de la organización, como en sus anteriores ediciones, vuelve a mostrarse rigurosamente crítico con la reforma de la Ley de Extranjería que desde 2015 ofrece un aval legal a las devoluciones en caliente.  En esta ocasión, además, APDHA liga la dependencia de las dos ciudades autónomas del Estado y los recortes presupuestarios aplicados durante la crisis a la negativa percepción que una parte de ambas poblaciones mantiene sobre el fenómeno migratorio. “Siempre se expresa una situación de abandono y, en este contexto, no son pocos los que creen que los problemas que padecen son provocados por los migrantes”, se argumenta en el informe.

Comentarios