Inmigración

PIDE UN PROTOCOLO PARA LA GUARDIA CIVIL

ACNUR estudia por qué la oficina de asilo no ha recibido ninguna solicitud en un mes

La representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, Francesca Friz-Prguda (Custom)
photo_camera La representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, Francesca Friz-Prguda (Custom)

La representante de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, asegura que la reforma de la Ley de Extranjería en vigor desde hace dos semanas "no da cobertura legal alguna a las devoluciones sumarias" de inmigrantes a Marruecos en las vallas de Ceuta y Melilla y pide que se dicten instrucciones a la Guardia Civil en tanto se ultima un protocolo de actuación para ponerles fin.

La representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, Francesca Friz-Prguda, recuerda que la nueva legislación fija que el rechazo en frontera se hará "en todo caso respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional de la que España es parte, lo que significa identificación individual, identificación de necesidades de protección internacional y derivación al procedimiento si las hay, atención sanitaria cuando sea necesaria y respeto absoluto a la no devolución de individuos que corren riesgo de maltrato".

"El derecho a pedir asilo es universal, no depende de donde uno venga, cuál sea su origen o el modo en que ha entrado a un país, así que la enmienda no ampara las devoluciones automáticas de ningún modo, no hay ninguna duda. Además, España tiene jurisdicción y es responsable de una persona en el momento en que la Guardia Civil ejerce su autoridad sobre ella, esté en la valla en la que esté, y hay jurisprudencia explícita internacional y europea al respecto", destaca.

Incide así en que la devolución sobre la marcha de los migrantes interceptados "sigue siendo ilegal. No sólo pone en riesgo a las personas que posiblemente están bajo el amparo del ACNUR, porque no se sabe si en el grupo hay personas huyendo de la guerra, sino también al personal de la Guardia Civil y cualquier otro involucrado en la actuación del perímetro, porque si implica una violación del derecho internacional puede tener consecuencias importantes", afirma.

 

Nuevas directrices para la Guardia Civil

Friz-Prguda pone el acento en que el objetivo debe ser hacer operativa la nueva ley con "una buena práctica en la frontera", para lo cual se necesita que la Guardia Civil sepa cómo tiene que proceder. "Se deben dar instrucciones concretas, claras y precisas sobre cómo interpretar esta nueva norma de forma que se permita tanto proteger la frontera como estar en el marco del derecho internacional", apunta. ACNUR ha venido demandando que la reforma legislativa llevase aparejado un reglamento que la desarrollase, lo que finalmente no se aprobó con la nueva norma. A falta del mismo, propuso un protocolo de actuación para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el que el Ministerio del Interior está aún trabajando y al que ha realizado diversas sugerencias y aportaciones. Friz-Prguda considera imprescindible que en tanto se elabora, se dicten instrucciones “por lo menos preliminares" para evitar que ante nuevos saltos a la valla se produzcan nuevas devoluciones automáticas, es decir, "actos que puedan suponer una violación de los tratados internacionales que se deben respetar". No en vano, la nueva modificación y la creación de las oficinas de asilo en los puestos fronterizos que ha llevado aparejada han impulsado a su juicio la importancia de los perímetros de Ceuta y Melilla, "la única frontera terrestre con acceso legal y seguro a la protección en la Unión Europea".

 

Sin movimiento

En la oficina del puesto ceutí en cuyo CETI reside en la actualidad una docena de sirios, la situación es muy distinta de la de Melilla, ya que tal y como les contaba Ceuta Actualidad no se ha producido ni una sola petición de protección internacional en el mes de que lleva abierta. Un dato que llama la atención a la representante de ACNUR quien explica que “no hay mucha claridad, quizá sea por el tipo de perímetro que el obstáculo es más difícil de superar o porque todavía haya una retroalimentación negativa del episodio de los sirios instalados en la Plaza de los Reyes durante semanas y de los traslados muy lentos, pero también puede haber otros motivos y lo estamos viendo con detenimiento".

Con todo, para el ACNUR es buena noticia este cambio de tendencia con el asilo en España, que puede ayudar a aliviar a países como Alemania y Suecia que reciben el 56% de todas las peticiones de la UE, y en un contexto en que la institución calcula en 950 las muertes que se han producido en el Mediterráneo en escasos tres meses y medio. En todo el mundo es posible además, que se supere este año la cifra de 60 millones de refugiados, según sus cálculos.

Comentarios