Inmigración

presenta los hechos como una "vieja práctica política" de la frontera sur

La activista Helena Maleno denuncia amenazas de muerte por sus declaraciones sobre la frontera ceutí

La activista Helena Maleno, a la izquierda, en una foto de sur perfil de Facebook (FACEBOOK)
photo_cameraLa activista Helena Maleno, a la izquierda, en una foto de sur perfil de Facebook (FACEBOOK)

La integrante de Caminando Fronteras ha interpuesto una denuncia por una amenaza de muerte recibida a través de Twitter por la que se le advertía: “Le sugiero el silencio, o va a morir: está incomodando a las autoridades”.

La oenegé Caminando Fronteras ha denunciado que Helena Maleno, su más conocida activista, ha sido objeto de amenazas a través de llamadas telefónicas y mensajes de Twitter. Según la organización, Maleno comenzó a recibir estos mensajes después de unas declaraciones en las que subrayaba que el policía nacional que resultó herido en el último incidente fronterizo, que se saldó con la entrada en la ciudad de 187 migrantes, sufrió una rotura de tibia y peroné por “recibir a patadas” a los jóvenes subsaharianos.

Caminando Fronteras explica que algunos usuarios de Twitter alentaban a violar a la activista e, incluso, en un mensaje privado, se le amenazaba de muerte mediante el envío de una fotografía de una bala y una pistola acompañada de la leyenda: “Le sugiero el silencio, o va a morir: está incomodando a las autoridades”. Ante tal situación, Maleno ha presentado una denuncia por amenazas.

La oenegé censura la conducta del Sindicato Unificado de Policía (SUP), que incluyó algunos mensajes en la cadena de tuits en la que se deslizaban las amenazas. “Aunque los ‘tuits’ escritos desde el perfil oficial del sindicato eran ‘correctos’ en su forma, entendemos que el espacio -es decir, una cadena de mensajes donde se insta al odio, al racismo y la violencia contra personas migrantes y mujeres- no era el lugar para que una organización de funcionarios del Estado sindicados se posicionase”, critica Caminando Fronteras. La organización reprocha al sindicato policial que “obviase” posteriores mensajes que amenazaban directamente a Maleno y otros activistas.

Caminando Fronteras califica de “vieja práctica política” la de amenazar a los defensores de los derechos humanos en la frontera sur. “Porque oculto bajo el discurso de la protección del territorio las personas migrantes son sistemáticamente violentadas, violadas e incluso asesinadas y el racismo del control fronterizo es una práctica cotidiana con numerosas víctimas·, concluye la oenegé.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad