Inmigración

A LA ESPERA DE SU PUESTA EN LIBERTAD

Adou y su madre abandonan Ceuta para reunirse con el padre del niño en Algeciras

Adou abraza a su madre Lucie minutos antes de abandonar la ciudad/ CEDIDA
photo_cameraAdou abraza a su madre Lucie minutos antes de abandonar la ciudad/ CEDIDA

Madre e hijo ya están juntos. Tras un mes, Adou abandona Ceuta con una maleta roja como aquélla en la que le metieron para cruzar la frontera. Pero hoy esa maleta va cargada de alegría y de recuerdos en el camino a Algeciras, donde su padre podría ser puesto en libertad tras pagar la fianza de 5.000 euros. El próximo paso de esta familia: traer a España al último de los hermanos que aún vive en Costa de Marfil.

Adou ya está con su madre. Tras un mes de incertidumbre, el niño descubierto dentro de una maleta en la frontera del Tarajal el pasado 7 de mayo ha abrazado a su madre, quien no ha podido aguantar las lágrimas durante el reencuentro que se ha celebrado en el área de Menores de la Ciudad en el Ceuta Center. Allí una docena de periodistas hemos sido testigos de cómo Adou abandonaba la ciudad. En una mano un balón de baloncesto y en la otra su madre, quien portaba una maleta con la ropa de su hijo. Una maleta roja como aquella en la que atravesó la frontera en un intento desesperado de su padre por reunir a la familia.

Esta mañana el abogado de la familia, Juan Isidro Fernández, junto con la madre de Adou, ha pagado la fianza de 5.000 euros para que Ali sea puesto en libertad. Algo que se producirá como muy tarde mañana martes. Según ha explicado el letrado, “el auto de libertad está firmado. Es cuestión de días que la familia al completo puede irse a Fuerteventura”. El padre de Adou no fue trasladado finalmente a la cárcel de Sevilla sino que se encuentra en Algeciras, lugar al que se dirigen a estas horas Lucie, Adou y el abogado.

En torno a las 12.30 horas se ha llegado a cabo la entrega del reagrupamiento familiar de Adou con su madre. Tal y como ha explicado la jefa del área de Menores, Antonia Palomo, cuando el niño fue descubierto dentro de la maleta en un intento desesperado de su padre por traerle a España, la Ciudad aplicó el protocolo habitual ante la entrada de niños sin acreditar que sus padres son tal con la práctica de la prueba de ADN. “Asimismo se procedió a regular al menor escolar, sanitaria y documentalmente. Hemos pedido información a Servicios Comunitarios del Ayuntamiento de Fuerteventura cuyos informes son muy positivos sobre integración de la familia. Y como la prueba de ADN ha dado positiva, no procede más que hacer entrega de su hijo a Lucie”, aclara la responsable del área.

A estas horas, Adou está más cerca de abrazar a su padre y a su hermana de 11 años que le espera en el archipiélago canario. Hoy ha sido un día dulce para todos porque lo que comenzó siendo un drama más de la inmigración clandestina ha tenido un final feliz. Felicidad que reflejaban las caras de Lucie y Adou cuando han abandonado de la mano las instalaciones del Ceuta Center, mientras la madre no dejaba de dar las gracias a todos los medios de comunicación allí convocados para ser testigos del penúltimo capítulo de esta historia que comenzó con la imagen de Adou dentro de una maleta.

 

Se tuvo que quedar

Cuando el padre de Adou, Ali, abandonó Costa de Marfil lo hizo solo. Buscaba una vida mejor y parece que la encontró. Tenía trabajo y poco a poco fue intentado unir a su familia. La primera en trasladarse a Fuerteventura fue Lucie con su hija de 11 años. Otro de sus hijos trabaja en la provincia de Murcia pero Adou tuvo que quedarse en su país de origen con su abuela y su hermano Michael. En 2014 la abuela falleció y fue entonces cuando Ali solicitó un permiso de residencia para el niño en virtud de la reagrupación familiar. El permiso fue denegado por no cumplir con el mínimo económico requerido para poder unir a la familia. Ali, desesperado, decidió ir a buscar a su hijo e intentar que entrara en España aquel 7 de mayo dentro de una maleta que portaba una joven  marroquí que fue detenida, al igual que el padre de Adou cuando cruzó la frontera una hora y media después.

 

Endeudados

La familia ya ha pagado los 5.000 euros de la fianza para que el padre de Adou sea puesto en libertad. Una cantidad de dinero que ha dejado a esta familia sin los ahorros con los que contaban para comprarse una vivienda en Fuerteventura. Ante la incertidumbre de que Ali pueda perder su trabajo, se ha puesto a disposición de quien lo desee un número de cuenta para ayudar a esta familia en su reagrupación. Según ha podido saber Ceuta Actualidad, el próximo paso de la familia será intentar traer a España al último hijo que aun vive en Costa de Marfil.

Comentarios