Inmigración

Durante 2019, han ingresado en el Centro 794 argelinos frente a los 435 subsaharianos

Casi 300 argelinos esperan en el CETI su traslado a la Península

Argelinos muestran su tarjeta de solicitante de asilo (ARCHIVO)
photo_cameraArgelinos muestran su tarjeta de solicitante de asilo (ARCHIVO)

Este colectivo cada vez es más numeroso en la ciudad ya que tienen bloqueadas sus salidas. Durante 2019, han ingresado en el Centro 794 argelinos frente a los 435 subsaharianos. 

El número de migrantes que ha ingresado en el CETI durante 2019 ha superado los 1.200, de los cuales 435 fueron subsaharianos y 794 argelinos. La cifra es muy inferior si la comparamos con 2018, un año en el que llegaron al Centro casi 1.900 migrantes: 965 eran subsaharianos y 926 de nacionalidad argelina.

En estos momentos, el Centro de Estancia Temporal supera su capacidad máxima acogiendo a 693 residentes, 288 son argelinos que esperan ser trasladados a la Península.

Este colectivo se ha concentrado en varias ocasiones frente a la Delegación del Gobierno para exigir que se agilice su solicitud de asilo y puedan salir de la ciudad. En todas las ocasiones han sido recibidos por la delegada del Gobierno. Salvadora Mateos les ha transmitido que el asunto ya está en Madrid y que las solicitudes se están agilizando.

Antes era muy común ver cómo grupos de subsaharianos eran trasladados a otros centros peninsulares con la intención de descongestionar el CETI. Ahora esas salidas se han paralizado porque los centros están saturados. 

 

Balance 2019

El número de migrantes adultos que lograron entrar en Ceuta de manera irregular entre el 1 de enero y el 15 de diciembre pasados descendió un 20,3% con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos facilitados por el Ministerio del Interior.

Las cifras revelan un incremento del número de extranjeros que lograron acceder a la ciudad por vía marítima. 573 migrantes llegaron a Ceuta a bordo de una embarcación a lo largo del año frente a los 457 que lo hicieron en 2018.

Por el contrario, los datos constatan una caída en las entradas por vía terrestre: 1.322 frente a las 1.923 del año pasado.

La última entrada masiva por tierra se produjo en el mes de agosto cuando 155 migrantes consiguieron acceder a la ciudad por el paso fronterizo de Benzú. Los férreos controles en la frontera del Tarajal y a lo largo del vallado hicieron a los migrantes cambiar su zona habitual de acción.

La última entrada masiva por Finca Berrocal, cerca del Tarajal, se produjo en agosto de 2018.  Un total de 116 indocumentados logró acceder a la ciudad, pero todos salvo tres menores de edad fueron devueltos al día siguiente a Marruecos aplicando un Tratado de Readmisión de 1992. Estas devoluciones tan numerosas no han vuelto a producirse. 

Comentarios