Inmigración

El “Equipo Drari” vuelve al Puerto para intentar sacar de la calle a 100 menores migrantes

menores

El último proyecto trabajó con 230 menores y consiguió que 38 se alojaran en La Esperanza y que 30 volvieran con sus familias. 

Los menores extranjeros no acompañados siguen siendo un problema para la ciudad. En estos momentos el Gobierno se hace cargo de unos 300 jóvenes. La mayoría, 220, se encuentran acogidos en el centro de La Esperanza, el resto están repartidos en la guardería de San Ildefonso, en Punta Blanca y en el centro Mediterráneo.

Aunque la Ciudad insiste en que este asunto es competencia del Estado y que lo mejor para estos menores es que vuelvan a Marruecos con sus familias, el Gobierno ha realizado mejoras en el centro de La Esperanza creando 80 nuevas plazas con el objetivo de atender mejor a estos niños.

A parte de estos menores tutelados, en Ceuta hay 100 jóvenes que viven en la calle al rechazar estas medidas de asistencia que les proporciona la Ciudad. Unos menores que generalmente malviven en la zona portuaria ya que su fin en colarse en un barco y llegar a la Península.

En 2018, el Equipo Drari, un conjunto multidisciplinar de profesionales, comenzó a trabajar en el Proyecto de Prevención de la Delincuencia de Menores Extranjeros Solos en las calles de Ceuta (PREMECE).

Durante 15 meses, el equipo entró en contacto con 230 menores del Puerto. Después de convivir día a día con los menores, consiguieron sacar de la calle a 68 menores: 38 fueron alojados en La Esperanza y 30 volvieron con sus familias. Un "superéxito" para el Área de Menores y la Universidad de Málaga propulsores de esta iniciativa pionera.

Este proyecto tenía intención de continuar en 2020 con una partida de 121.000 euros. Sin embargo, la pandemia lo ha paralizado todo. Este año, está previsto que el Equipo Drari vuelva en verano a las calles para trabajar con estos menores y conseguir cambiar su futuro.

 

La pandemia frena la llegada de menores

El cierre de la frontera en marzo de 2020 ha frenado la entrada de menores extranjeros a Ceuta. Todos los que han conseguido acceder a territorio español lo han hecho por vía marítima.

Justo antes de la pandemia, la Ciudad tutelaba cerca de 600 menores.

En abril y mayo no accedió ningún menor a Ceuta. En junio entró uno, en julio tres y en agosto cinco. A partir de septiembre las entradas crecieron y se registraron 9 en octubre, 12 en noviembre y 4 en diciembre. Una media de seis ingresos al mes.

El número de menores ha ido descendiendo porque no entran nuevos y los que están van cumpliendo la mayoría de edad y dejan de estar bajo el cuidado de la Ciudad, aproximadamente se hacen adultos una veintena al mes.

Aún así, el Gobierno sigue pidiendo ayuda al Estado para hacer frente a un problema al que no se le termina de dar una solución. 

Comentarios