Inmigración

2.000 imigrantes esperan a cruzar la valla

photo_camera El delegado del Gobierno, Francisco Antonio González/A.S.

La cifra constituye una estimación de la Delegación del Gobierno

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, ha indicado que las fuerzas de seguridad del Estado calculan que entre 1.800 y 2.000 personas, inmigrantes, se encuentran en las inmediaciones de la frontera de Marruecos con la ciudad prestas a cruzarla.

Son datos que el Gobierno maneja según las evaluaciones y estimaciones realizadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. No obstante, añade que se trata de un “flujo permanente” de forma habitual y que la cantidad de personas “no es estable”.

En cuanto al rechazo de inmigrantes, como ocurrió ayer en la valla de Benzú, indica que “la entrada en suelo español no se  puede realizar saltando una frontera. No se acepta”, apunta tajante.

El caso concreto de la persona que accedió a nado, con traje de neopreno, por la citada zona, se debió, su aceptación, en base a razones humanitarias: “padecía hipotermia, de forma que se le trasladó al hospital. Está bien. Se le ha tratado hasta que remitieron los síntomas”.

Francisco Antonio González Pérez destaca la importancia de combinar el control de la frontera y el hecho de preservar los derechos humanos, algo que “es un equilibrio muy fino” el que hay que lograr: “es importante que se entienda la visibilidad de la frontera y que no haya desamparo para las personas”, afirma.

Por otra  parte, el representante gubernamental en Ceuta señala que en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad hay actualmente acogidas 580 personas, “muy por encima” del ratio habitual, aunque advierte que todas las semanas se producen o bien traslados a la península o bien expulsiones, directamente.

También se refiere a la situación en lo que se denominará ‘Tarajal 2’, la nueva zona de trásito en la frontera, y que está destinada fundamentalmente a porteadores. El principal objetivo, explica el delegado del Gobierno, es “que no se produzcan avalanchas, que no haya muertes”. Subraya la colaboración de la Ciudad Autónoma en este aspecto, y adelante que todos los esfuerzos están destinados en esta línea, “para que por fin dejemos de ser un espectáculo”.

Comentarios