Inmigración

"La integración: ahí empieza todo"

inmigración jornadas
photo_camera Un momento de los actos celebrados este lunes en la biblioteca "Adolfo Suárez"/ ANTONIO SEMPERE

Ingrid es una refugiada residente en Ceuta desde hace cuatro año. Su testimonio ha podido oírse este lunes en las jornadas que, con motivo del Día Mundial de los Refugiados, ha celebrado la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social en la biblioteca "Adolfo Suárez".

“Todavía estoy en ello”. Ingrid confiesa que la integración es, a día de hoy, su principal empeño. La voz de Ingrid ha sonado este lunes en la biblioteca pública “Adolfo Suárez” en representación de los refugiados que, desde tantos países y a lo largo de tantas fronteras, reclaman una vida más digna y justa.

La biblioteca ha sido escenario de las jornadas organizadas por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social (EAPN) con motivo de la celebración del Día Mundial de los Refugiados.

“La integración: ahí empieza todo. En estos años he visto muchas cosas. Ha habido días que he pensado: no me levantaré mañana, todo es tan difícil”, cuenta Ingrid.

El idioma, los prejuicios de la sociedad de acogida y otra porción de obstáculos convierten el proceso de integración del refugiado en la segunda empresa que ha de afrontar. “Yo he sentido el rechazo, por ejemplo, cuando he necesitado ir al médico y no sabías si no entendían lo que querías decir o si no querías entenderte”.

Ingrid reconoce que la tarea fue y continúa siendo un reto duro de sobrellevar, aunque quizás, en un comienzo, albergó esperanzas de que en Ceuta las cosas resultaran más fáciles. “Pensé que aquí sería más fácil que en Madrid, una ciudad grande, donde no conoces a mucha gente, pero he encontrado mucha dificultad. ¿Cómo quien ve lo que pasa aquí no puede entender que esta gente tiene problemas?”.

El testimonio de la refugiada ha sido una de las propuestas de unas jornadas en cuyo transcurso se ha presentado el libro “Los raíles del sueño”, de los alumnos de Formación Profesional del instituto Almina, y la pieza teatral “Un compromiso en Camerún”.

Comentarios