Inmigración

Nuevos discursos sobre la migración

"Los menas no están integrados porque no les dan la oportunidad de tener una vida normal"

2017031713550268507
photo_camera Menores extranjeros no acompañados en la zona de Cañonero Dato (ARCHIVO)

La Universidad de Granada ha puesto en marcha un proyecto en el que ha trabajado con jóvenes de Ceuta, entre ellos se encuentran 15 menores del centro de La Esperanza. Tras los talleres realizados, los coordinadores consideran que los menas son niños con las mismas aspiraciones que el resto y que es necesario modificar la percepción que se tiene de ellos. 

La Universidad de Granada, en colaboración con la Asociación Seminaria Andaluza para el Desarrollo (ASAD) ha puesto en marcha un proyecto bajo el nombre “Imágenes de la Migración en la Frontera Sur”, una continuación a un trabajo que comenzó en 2010 y con el que ya se quiso investigar qué imagen se ha creado sobre la migración en los medios de comunicación, en el cine o en la literatura.

Lo que ahora se ha presentado en Ceuta es un proyecto que comenzó a fraguarse en noviembre de 2016 en Granada pero que rápidamente se extendió a Ceuta y Melilla aprovechando que la Universidad de Granada tiene sede en estas dos ciudades. En esta edición se ha querido ir más allá y generar nuevos discursos. “Construir con los jóvenes nuevos relatos sobre la migración, sus fronteras…”, nos explica la coordinadora de este proyecto Ana Belén Estrada.

Para ello se han llevado a cabo diferentes talleres en los que han participado jóvenes de institutos, del centro de menores, del CETI y de ACCEM, una ONG que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas refugiadas y migrantes o colectivos más vulnerables.

 

Trabajando con los menas

IMG_20171215_105232Ana Belén Estrada, coordinadora del proyecto, (la primera a la izquierda) y Abdelaziz Mohamed, monitor educativo de Digmun, (el primero a la derecha)

Abdelaziz Mohamed, monitor educativo de Digmun, ha trabajado mano a mano con 15 menores del centro de La Esperanza. A través de un taller de periodismo y cine han intentado hacerles ver que son personas con las mismas inquietudes que el resto, que a pesar de vivir en una sociedad muy compleja está llena de posibilidades para todas las personas.

La coordinadora del proyecto asegura que se han encontrado con jóvenes que son conscientes de que la sociedad les tiene miedo y que son considerados violentos, pero “al trabajar con ellos te das cuenta que son niños a los que les gusta el fútbol y que tienen las mismas aspiraciones que el resto de jóvenes aunque con más limitaciones porque no tienen los mismos derechos”.

Según Ana Belén Estrada "sueñan con ayudar a sus familias, con tener una profesión, hobbys y poder llevar una vida normal".

Abdelaziz Mohamed es de la opinión de que los menas vienen a España con el fin de encontrar una vida mejor. “Su intención no es quedarse en Ceuta, para ellos esta ciudad es simplemente un medio para acceder a la Península o para obtener algún tipo de residencia legal”.

Según Mohamed, el pensamiento negativo entre la población y los menas es recíproco. “Al igual que las personas los criminaliza y piensa que son unos ladrones, los menores no se encuentran integrados porque los ceutíes no hacen nada por integrarles, no les dan la oportunidad de tener una vida mejor”.

Sobre su presencia en el Puerto, el miembro de Digmun considera que no es justo que piensen que están allí para delinquir. “Su único objetivo es poder cruzar a la Península y la única manera es colándose en los barcos con destino a Algeciras”.

Para Abdelaziz Mohamed no todas las acciones delictivas deben recaer sobre este colectivo. “Mi trabajo fin de master fue sobre la delincuencia en Ceuta y los resultados obtenidos no tienen nada que ver con la realidad que proyectan los medios de comunicación”.

Mohamed aboga por que les demos una oportunidad y no generalicemos, “son personas como las demás a las que se juzga sin conocer”.

El proyecto ha calado muy hondo entre los menores, que han salido muy satisfechos de la experiencia vivida, “muchos quieren ser periodista”, asegura entre risas Mohamed, tras realizar los diferentes talleres, unos talleres que también les han servido para “darse cuenta de la manipulación mediática que existe, y que muchos medios tergiversan la realidad sobre ellos”.

Con este proyecto, que esperan tenga una continuidad dado los resultados tan positivos que se han obtenido, han querido generar entre los jóvenes nuevos relatos sobre las migraciones, crear espacios comunes donde exista una comunicación con el fin último de obtener un mundo común entre la población.

Comentarios