Inmigración

las de UN ABOGADO, UN PERIODISTA Y UN ECONOMISTA

Tres miradas sobre la inmigración

El abogado Andrés García Berrio, el periodista Ignacio Cembrero y el economista Arcadi Oliveres ofrecen visiones complementarias acerca de la realidad de los fenómenos migratorios, un debate que la sociedad local ceutí no considera una urgencia ni estima como una preocupación prioritaria. 

La valla que delimita el perímetro fronterizo en Ceuta no constituye para la sociedad local el símbolo en el que se ha convertido para otros españoles que observan con inquietud e indignación la dimensión humana del fenómeno migratorio. La inmigración resulta invisible más allá de las intervenciones policiales que, de tanto en tanto, tienen por escenario el cercado que separa España de Marruecos.

Una mirada distinta, desacostumbrada a la rutina que aturde la percepción de los autóctonos, puede ayudar, quizá, a ofrecer una nueva perspectiva. El periodista Ignacio Cembrero, el economista Arcadi Oliveres y el abogado Andrés García Berrio enriquecen el debate con sus puntos de vista.

 

La ley

La Ley de Seguridad Ciudadana entró en vigor el 1 de julio de 2015. La norma contempló una reforma de la Ley de Extranjería que concedía un controvertido aval a las denominadas “devoluciones en caliente”, esto es, la expulsión inmediata y sumaria de los migrantes que fueran capturados tras franquear la valla fronteriza. Una práctica que, a juicio de García Berrio, continúa siendo ilegal a pesar de la protección jurídica que el Gobierno de Mariano Rajoy pretende dispensarle a través de su reforma legal.

“El Gobierno sigue actuando al margen de la legalidad –sostiene el abogado- Esperamos que la actitud de la nueva mayoría parlamentaria permita deshacer todo este desaguisado”.

García Berrio, miembro de la organización para la defensa de los derechos humanos Iridia, extiende esta situación de ilegalidad a los centros de internamiento de extranjeros y censura las prolongadas estancias que los residentes de los centros de estancia temporal de inmigrantes de Ceuta y Melilla han de soportar antes de su traslado a la Península.

 

La prensa

“Quizás porque el problema no se vive en España con la misma angustia que en otros países de Europa, el trato que se da a la inmigración en la prensa española no es del todo malo”, explica el veterano periodista Ignacio Cembrero. Corresponsal durante años de medios nacionales en el Magreb, Cembrero encuentra también en Marruecos una cierta moderación en los juicios sobre la realidad de los migrantes. El periodista explica que durante varios años, desde que los flujos migratorios a través del país resultaron evidentes, la actitud de la prensa marroquí adoptó expresiones abiertas de racismo y xenofobia.

“Esto ha cambiado desde hace un par de años, coincidiendo con el proceso de regularización de inmigrantes auspiciado por Mohamed VI”, asegura Cembrero.

 

La economía

El profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Arcadi Oliveres, no tiene dudas: en términos económicos, las migraciones aportan no pocos beneficios a los países de acogida, cuyas sociedades, de suyo envejecidas, encuentran en los recién llegados una inesperada inyección para su rejuvenecimiento. “Los flujos fiscales correspondientes a los inmigrantes son cada año mayores que los gastos que ocasionan”, defiende.  

Comentarios