Inmigración

ofensiva de los tratantes de personas

Una moto acuática abandona a dos migrantes en la playa de Juan XXIII

Una patrullera de la Guardia Civil, en aguas de Ceuta (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraUna patrullera de la Guardia Civil, en aguas de Ceuta (C.A./ARCHIVO)

El piloto de la embarcación ha conseguido darse a la fuga a pesar de la presencia de la Guardia Civil. 

La Guardia Civil ha vuelto a enfrentarse al reto ya casi cotidiano de frenar a los traficantes de personas que, a bordo de motos acuáticas, invaden las aguas de Ceuta para abandonar a los migrantes embarcados minutos antes en la costa marroquí.

En esta ocasión, el incidente se ha desarrollado pasadas las cuatro de la tarde en la playa de Juan XXIII con un modus operandi harto conocido por los agentes. Una  moto de agua se ha aproximado a toda velocidad al litoral y, a escasos metros de la playa, ha abandonado a los dos migrantes que transportaba. El piloto de la embarcación se ha dado a la fuga.

La Guardia Civil se enfrenta desde el inicio del verano al acoso de decenas de motos de agua que aguardan junto a la costa marroquí su oportunidad para dejar en la costa española a sus “clientes”. Pese a la presencia permanente de patrulleras del Servicio Marítimo en las dos bahías, la elevada velocidad punta de estas embarcaciones y el intenso tráfico que generan para confundir a los agentes convierten en una difícil tarea combatir sus actividades.

Comentarios