Inmigración

El obispo de Tánger asegura que un camerunés y un guineano murieron en el intento de salto del domingo

El obispo de Tánger, Santiago Agrelo/ ANTONIO SEMPERE
photo_cameraEl obispo de Tánger, Santiago Agrelo/ ANTONIO SEMPERE

El religioso, que visitó horas después a los migrantes en Beliones para repartir alimentos, critica que ninguna autoridad haya dado noticia de los fallecimientos. Además, asegura que otro camerunés perdió un ojo durante los incidentes. Las autoridades españolas mantienen que los jóvenes iban armados y mantuvieron una actitud "extremadamente violenta y organizada".

valla marruecos migrantespolicia marroquí interceptaMovimientos de las fuerzas marroquíes durante la mañana del pasado domingo junto a la valla/ A.S.

El arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, ha denunciado públicamente que dos jóvenes de Camerún y Guinea Conakry perdieron la vida en el intento de salto a la valla fronteriza protagonizado por centenares de personas el pasado domingo. El religioso asegura que otro joven camerunés perdió un ojo en el transcurso de los incidentes.

En una nota de prensa difundida algunas horas después de que la tentativa de acceder a la ciudad fracasara, la Delegación del Gobierno de Ceuta caracterizó como “extremadamente violenta y organizada” la actuación de los migrantes. Agrelo desmiente esta versión, que contradice con la experiencia personal de su visita a los campamentos de Beliones durante la jornada del lunes. “Subo a Beliones; reparto de alimentos entre unos chicos a los que jamás vi armados de nada más que de hambre, frío y suciedad”, escribe el arzobispo en su perfil de Facebook.

Las autoridades españolas y las marroquíes han defendido que, en el momento del salto, los migrantes aparecieron armados con “barras de hierro, cizallas y piedras”. Según el relato de la Delegación del Gobierno, medio centenar de militares marroquíes y cinco guardias civiles resultaron heridos. La versión oficial habla, incluso, de que un soldado del país vecino perdió un ojo.

El arzobispo de Tánger se mantiene escéptico ante la posibilidad de que los migrantes pudieran acudir armados al entorno de la valla. En conversación con Ceuta Actualidad, Agrelo explica que no existe posibilidad de que los jóvenes africanos puedan armarse, más allá de conseguir una palanca para intentar forzar las puertas de la valla. “Ellos saben que, además, en cualquier enfrentamiento tendrían todas las de perder –continúa el religioso- La fuerza de estos jóvenes reside, precisamente, en su debilidad”.

La opacidad informativa en el entorno de la frontera es un reproche que el obispo lanza a las autoridades. “Nadie da información de los muertos, lo cual me escandaliza mucho –confiesa Agrelo en conversación con Ceuta Actualidad- La frontera es una zona oscura para los medios de información, es decir, que allí las autoridades pueden hacer lo que les venga en gana”.

Agrelo también se ha mostrado escandalizado por las reacciones que las noticias relacionadas con la vida de los migrantes en el espacio fronterizo cosechan en las redes sociales. “Oyen a los que sufren y es como si oyesen llover”, lamenta.

Según explica el religioso, algunos de los migrantes que se encontraban en los montes de Marruecos han sido deportados mientras otros grupos han resuelto volver a Tánger. “Pero hay quien se queda y resiste”, concluye.

Comentarios