Inmigración

La Policía conduce hasta las dependencias de la frontera a los migrantes que entraron el viernes en Ceuta

La oficina de asilo de El Tarajal abre tras cuatro años de inactividad para atender a los 155 de Benzú

Agentes de la Policía Nacional conducen a los migrantes hasta la oficina de protección internacional de la frontera (CEDIDA)
photo_cameraAgentes de la Policía Nacional conducen a los migrantes hasta la oficina de protección internacional de la frontera (CEDIDA)

Las dependencias no había tramitado ni una sola petición de asilo desde que fueron inauguradas en 2015. 

La oficina de protección internacional de la frontera de El Tarajal, inaugurada por el Gobierno del PP en 2015, ha abierto hoy por primera vez sus puertas. La inusual actividad de las dependencias obedece al comienzo de los trámites correspondientes a las peticiones de asilo solicitadas por muchos de los 155 migrantes que el pasado viernes entraron en la ciudad a través del paso de Benzú.

La Policía Nacional ha empezado a trasladar hasta la oficina a los jóvenes subsaharianos en pequeños grupos. El frenético trabajo del hasta ahora inactivo departamento ofrece pistas sobre las intenciones del Gobierno central respecto del futuro de los recién llegados. En agosto del pasado año, Madrid tardó 24 horas en deportar a 114 migrantes en la primera expulsión masiva a Marruecos promovida por España. Ahora, y con el plazo de diez días que le concede el acuerdo bipartito suscrito en 1992 con el país vecino, la devolución de los migrantes, si finalmente se ejecuta, podría demorarse más tiempo.

Mientras, las autoridades ya han identificado a varios menores entre el grupo de 155.

 

Oficina sin actividad

Ya en 2017, la por entonces defensora del pueblo, Soledad Becerril, constataba ante el Congreso la ineficacia de las oficinas de protección internacional instaladas en 2015 en la frontera de El Tarajal. Becerril ante la Comisión Mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo, explicó a los diputados que, desde su inauguración, estas dependencias no habían atendido ni una sola petición de asilo.

Según ha asegurado Becerril, los migrantes no hacían uso de estas oficinas para demandar régimen de asilo porque “quieren hacerlo en otros lugares y tienen en mente otros destinos”. La defensora lamentó en la lentitud que preside la resolución de los procesos de petición de asilo en España.

La oficina de asilo de El Tarajal ha estado en el centro de la polémica desde su apertura. La imposibilidad física de que los migrantes subsaharianos puedan acceder a ella, ya que para ello se precisaría una anuencia que no existe de las autoridades marroquíes marroquíes, ha sido resaltada en numerosas ocasiones por las organizaciones no gubernamentales. Ante esta crítica, el exdelegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, manifestó en su día: “Si no se puede acceder a la oficina no es por culpa del Gobierno”.

Comentarios