Inmigración

La embajadora marroquí en España ha sido convocada a consultas en la sede del Ministerio de Exteriores

Rabat dice que “hay actos que tienen consecuencias”; la UE advierte de que las españolas son fronteras europeas

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich
photo_camera La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, ha sido llamada a consultas por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

La crisis diplomática entre España y Marruecos que mantiene como rehén a Ceuta ha provocado por primera vez la reacción de la Unión Europea. “Las fronteras españolas son fronteras europeas” ha advertido este martes la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, quien ha instado a Rabat a cumplir con su obligación de controlar el flujo de los migrantes irregulares que por miles han cruzado a Ceuta desde ayer lunes.

Johansson ha pedido a las autoridades marroquíes que faciliten la vuelta a su país de sus compatriotas en el proceso de repatriación que haya de abrirse.

El Gobierno español ha recibido también el apoyo expreso del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y del presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. Este último ha reclamado una política europea común en materia de migración.

Mientras, en Madrid, la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, visitaba este martes el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde había sido convocada a consultas por la ministra Arancha González Laya. El encuentro apenas si se ha demorado media hora. La embajadora ha eludido hacer declaración alguna al término de la reunión.

Antes de acudir a la cita, Benyaich había hecho unas manifestaciones en las que aseguraba que en las relaciones entre los países existen actos de los que se derivan consecuencias que “se tienen que asumir”. La embajadora parecía dar así carta de naturaleza a la presunción de que la crisis migratoria en Ceuta es el resultado de la decisión del Gobierno español de permitir que el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, se trate del covid-19 en un hospital de Logroño.

Comentarios