Inmigración

IV marcha por la dignidad

"Las 15 personas muertas en el Tarajal son el símbolo de la Europa que nos avergüenza"

Fue hace 3 años cuando 15 migrantes perdieron la vida intentado alcanzar una vida mejor pero su recuerdo sigue vivo. De ello se encarga la marcha por la dignidad que por cuarto año ha llevado hasta la playa del Tarajal "la vergüenza de una frontera donde se vulneran los derechos humanos sin pudor". 

Desde la Plaza de África hasta la playa del Tarajal varios centenares de personas, entre oenegés, asociaciones, partidos políticos, migrantes y ciudadanos anónimos, han marchado por la dignidad y por la defensa de los derechos humanos. El cántico más repetido ha sido "No más muertes en la frontera", lema de la pancarta que abría la marcha. Y es que el recuerdo de los 15 migrantes fallecidos aquel fatídico 6 de febrero de 2014 han sido el motivo de esta marcha que ha transcurrido sin incidentes y bajo la atenta mirada de la Policía Nacional.

Cientos de subsaharianos encabezaban la marcha pidiendo a la sociedad que se pusiera en su lugar. Libertad, paz, dignidad, asistencia digna, fuera cuchillas o nadie es ilegal han sido algunas de las peticiones que se han leído en los carteles hechos a mano por los propios inmigrantes. Una vez sobre la arena se han acercado hasta la valla, franqueada al otro lado por varios policías nacionales, mientras gritaban "no más muertes en la frontera". 

En la playa del Tarajal se han leído dos manifiestos. Uno de ellos, escrito por los propios migrantes, quienes han hablado de "esperanza, superación, sufrimiento y hasta muerte para alcanzar una vida mejor ya que en nuestros países no es posible". Con esta marcha no solo se ha querido recordar a quienes perdieron la vida en esta playa "sino a todos los que han muerto en alguna frontera buscando una vida mejor". 

Sobre la arena se ha pedido que la Declaración de los Derechos Humanos deje de ser papel mojado porque "las 15 personas muertas son el símbolo de la Europa que nos avergüenza".  En el manifiesto de las oenegés ceutíes Digmun, Elín y Pedagogía Ciudadana, en consonancia con cuantos participaban en la marcha, han calificado el Mediterráneo como "la mayor fosa común donde solo en 2016 murieron 5.000 personas. Este mar ha dejado de ser el Mediterráneo al que cantaba Serrat". 

Los mensajes a Europa no han faltado y es que "la Europa fortaleza mata" pero quienes pisaban la arena, que hace 3 años fue escenario de la muerte de la esperanza, creen que "otra Europa solidaria y justa es posible y más necesaria que nunca".  Se ha pedido que las fronteras de Ceuta y Melilla "dejen de ser espacios de no derechos, donde las devoluciones en caliente se hacen sin pudor y donde España tiene en Marruecos el socio perfecto para hacer el trabajo socio. Un vínculo vergonzoso". 

"Basta. Esta es la cuarta vez que hacemos esta marcha y seguiremos viniendo mientras no se esclarezca la verdad y justicia. Que nadie dude que cada años somos más porque nadie es ilegal". Con estas palabras terminaban dos horas de esperanzas, deseos y anhelos de justicia que se han lanzado al aire en forma de farolillos desde el espigón del Tarajal.

 

Comentarios