La Ciudad

concentrados desde el pasado jueves a mediodía

La acampada de los "okupas" de Huerta Téllez continúa a la espera de una respuesta del Gobierno

okupas
photo_camera Desde el jueves unas 30 familias duermen frente al Ayuntamiento (C.A.)

Mientras la ciudad toma el pulso a una nueva semana, las familias concentradas frente al Ayuntamiento desde el pasado jueves siguen en el mismo punto con la misma desesperación y esperanzas de que el Gobierno les dé alguna solución.

La acampada a las puertas del Ayuntamiento de los que fueron "okupas" de Huerta Téllez durante casi un mes continúa. "Y aquí seguiremos hasta que nos den alguna respuesta", explican las mujeres sentadas a los pies de la estatua del Alcalde Sánchez Prados. A unos metros de distancia los hombres acompañan y charlan entre ellos, mientras varios niños corretean ajenos a lo que está sucediendo.  Unas 30 familias permanecen concentradas en este punto desde el pasado jueves cuando fueron desalojadas de Huerta Téllez. "Hemos estado todo el fin de semana aquí. Sentadas porque no nos permiten ni tumbarnos, ni traer colchones", se queja de unas mujeres mientras nos enseña nos muestra unos pies hinchados "de estar tanto tiempo sentada".

Ceuta Actualidad ha estado otra jornada con los concentrados quienes aseguran sentirse desamparados. "Nadie nos dice nada, ni si nos van a ayudar o si no van a hacer nada por nosotros. Lo único que nos dicen es que nos van a quitar a los niños cuando los niños están atendidos por familiares y amigos y acudiendo al colegio", comenta otra mujer mientras otra embarazada de 7 meses, que debería guardar reposo, se acaricia la tripa. Al parecer el PSOE ha hablado con ellos y se ha comprometido a llevar al pleno de la próxima semana su situación pero "para eso queda una semana", explican.

Como cada vez que nos acercamos hasta esta concentración, vamos conociendo otras historias. Esta vez se trata de una mujer, con dos hijos y un tío de 85 años a su cargo,q que vive en una habitación en la que fue la casa familiar en La Almadraba. Ayudas que no llegan, Servicios Sociales ausentes y un Gobierno en silencio son las principales quejas de las mujeres concentradas.