La Ciudad

Las acusaciones veladas contra Guerrero con la callada por respuesta de Menores

Javier Guerrero y Antonia Palomo
photo_camera Javier Guerrero (Ceuta Avanza) y Antonia Palomo (directora del Área de Menores)

Contra el candidato a la presidencia de la Ciudad y exconsejero del gobierno de Vivas no constan denuncias por parte del Área de Menores, INGESA o de la Fundación SAMU

Acusaciones y defensas sin citar el delito, estos son los datos del 'caso Guerrero'. Posiblemente estemos inmersos en lo que puede considerar como el 'culebrón del año' y, sin embargo, no se conoce, a ciencia cierta, el porqué de las informaciones periodísticas, comunicados y ruedas de prensa que rodean este caso. Todo lo que se conoce en estos momentos es lo que ha referido, mediante las declaraciones, realizadas por el propio 'inculpado', Javier Guerrero.

Solo una parte de la historia, porque el resto de actores implicados no se han pronunciado al respecto, lo que supone andar a ciegas sobre una situación en la que un medio de comunicación acusa a uno de los candidatos a la presidencia de la Ciudad, en las que no cita quien las realiza y las autoridades competentes ofrecen el silencio por respuesta.

El pasado 4 de septiembre, el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, fue cuestionado sobre las causas por las que el exconsejero de Sanidad de Ceuta, y aspirante a alcalde, puede tener prohibida la entrada a los centros de menores desde la pasada Navidad. El Gobierno, mediante su portavoz, respondió con un: "pregunten a él".

Según Guerrero, está siendo objeto de una especie de 'caza de brujas' e, inmersos en campaña electoral, todo puede tener cabida. Desde que el médico anunció su propósito de ser candidato, a la presidencia de la ciudad autónoma de Ceuta, se han disparado las dudas sobre él.

El pasado viernes el líder de 'Ceuta Avanza' volvió a colocarse delante de los micrófonos. En esta ocasión, para poner el parche antes de la herida. Se adelantó a una nueva publicación en prensa en la que se hace referencia un expediente (sin indicar de qué tipo) por parte de INGESA a Guerrero y de una prohibición a “hacer obsequios a menores”. Todo, sin un comunicado directo de INGESA o quién desde la gerencia informa de la apertura de ese expediente.

En todo caso, tanto si es un expediente o un informe interno llevado a cabo por INGESA (que podría instar al médico a abstenerse de hacer regalos a los menores, no queda claro que tipo de obsequios fueron los que hizo), no la Dirección Territorial no se ha pronunciado al respecto. La cuestión que sí es relevante, es conocer si de ese supuesto escrito interno existe un expediente informativo abierto por parte de INGESA, y si existe, por qué la gerencia no lo hace público.

En cuanto al Área de Menores, la entidad que dirige Antonia Palomo tampoco se ha pronunciado. Recordar que la vinculación de Guerrero con Menores llega de su profesión como médico y el contrato que le unía a la Fundación SAMU.

Una publicación en el diario.es hizo saltar las alarmas sobre la imagen y actuación del médico. En ese momento, Guerrero optó por denunciar en el juzgado lo que considera calumnias y mentiras y hace unos días, trabajadores del Área de Menores, de forma voluntaria, decidieron denunciar coacciones, por parte de la dirección del centro de La Esperanza, a menores para que testificasen en contra de Guerrero, cuando el director del centro se encuentra de viaje cultural con un grupo de menores.

En esta ocasión, Guerrero convocó a los medios de comunicación, en la misma puerta de la comisaría de la Policía Nacional, para explicar de nuevo lo que solo su entorno sabe. En esta comparecencia, el político aseguró haber pedido medidas cautelares como apartar del servicio al director de La Esperanza.

El exconsejero de Sanidad apunta al director de 'La Esperanza”, pero a fecha de hoy, tampoco se conoce si éste denunció alguna conducta indebida de Guerrero o si puso en conocimiento de la responsable del área de Menores, Antonia Palomo, algo reseñable en contra de Guerrero, quien, el pasado viernes, aseguró que fue él quien, de motu proprio, rompió su vinculación con Menores y que tiene pruebas de ello (conversaciones mediante WhatsApp con Palomo).

Hasta la fecha, todo son conjeturas que, presuntamente, involucran al ex consejero con menores de La Esperanza, con "obsequios" y consultas médicas en el hospital, pero, ¿qué pruebas se han aportado? Ninguna. ¿Denuncias? Únicamente, las que asegura haber interpuesto Guerrero y un grupo de trabajadores del Área de Menores.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad