La Ciudad

Alguien se ha olvidado de apagar la luz

FAROLAS

Una frase muy típica de las madres cuando salimos de la habitación y nos dejamos la luz encendida es preguntar si el adolescente en cuestión piensa que su progenitora es accionista de la compañía de la luz.

Pues no sabemos si accionistas o no pero lo cierto es que a plena luz del día las luces de la calle Velarde lucían en todo su esplendor. No sabemos si se trataba de una prueba para comprobar el buen estado de las luminarias o si el encargado de darle al interruptor salió apresuradamente de su trabajo sin tener una madre que le recordará que la luz está muy cara y más en estos días, cuando las eléctricas están haciendo su agosto con la ola de frío que asola el país. Esta no es la primera vez que desde este medio de comunicación denunciamos imágenes como esta. 

Comentarios