La Ciudad

Afectaría a las líneas 5, 7 y 8

Los autobuses, no irán por las carreteras nacionales si les impiden llevar pasajeros de pie

Flota de autobuses de la empresa Hadú-Almadraba (C.A.)
photo_camera Flota de autobuses de la empresa Hadú-Almadraba (C.A./ARCHIVO)
Esta medida afectaría a las líneas 5, 7 y 8. Los conductores están cansados de que se les multe sin motivo. Están a la espera de una contestación por parte de Fomento. 

Los conductores de autobuses se plantan ante la persecución que aseguran estar sufriendo y han adelantado que suspenderán los servicios por las carreteras nacionales de la ciudad si les impiden llevar pasajeros de pie. 

Esta medida afectaría a las líneas 5 (Benzú), 7(Frontera) y 8(Príncipe Alfonso) y causaría un verdadero problema para la ciudadanía que elige este medio de transporte.

La empresa de autobuses Hadú-Almadraba ha contactado con la Consejería de Fomento y con la Comandancia de la Guardia Civil para intentar buscar una solución al problema que llevan padeciendo los conductores de la línea 7 cada vez que se acercan a la frontera.

Tal y como adelantó Ceuta Actualidad, los conductores de esta zona aseguran que hay un guardia civil que desarrolla su servicio en la frontera que siempre supervisa el vehículo y les llama la atención si en el interior del autobús van pasajeros de pie ya que el agente asegura que por carreteras nacionales los viajeros deben ir sentados. 

El pasado viernes, el guardia civil llegó a multar al conductor por ·"conducción negligente" ya que estaba poniendo en peligro a los pasajeros al llevar a una persona en los asideros de la puerta delantera. La denuncia ha supuesto una multa de 260 euros y la pérdida de cinco puntos en el carné. Unas multas a la que deben hacer frente los trabajadores. 

El presidente del Comité de Empresa de los autobuses, José Antonio Blanco, ha asegurado a este medio digital que no es la primera multa que este agente pone a los trabajadores. Ya llevan acumuladas una decena. "Las hay de tres tipos según el día: de 80 euros, por no velar por la seguridad de los pasajeros; de 260 euros, por conducción negligente; y de 500 euros por conducción temeraria". 

Los conductores ya no aguantan más esta presión y esta manera de trabajar y están dispuestos a dejar de circular por las carreteras nacionales para evitar estos problemas.

La Consejería de Fomento está analizando la situación y en los próximos días va a comunicar a la empresa cómo proceder como autobús urbano por las carreteras nacionales. Según la contestación, los afectados actuarán de una manera u otra. 

Comentarios