La Ciudad

REORDENACIóN DE LA FRONTERA

El paso de El Tarajal II entrará en servicio en abril, más de dos años después del primer anuncio de su apertura

Agentes de la Policía Nacional custodian el acceso a la ciudad a través del puente del Biutz/ ANTONIO SEMPERE
photo_cameraAgentes de la Policía Nacional custodian el acceso a la ciudad a través del puente del Biutz/ ANTONIO SEMPERE

Un escueto comunicado ha sido el medio elegido por la Delegación del Gobierno para anunciar la apertura el próximo abril del acceso fronterizo de El Tarajal II y el consiguiente cierre del puente del Biutz. La entrada en servicio del nuevo paso ya fue anunciada hace más de dos años. Representantes de las administraciones central y autonómica se reunían este lunes para ultimar la puesta en funcionamiento de la esperada infraestructura. 

El paso de El Tarajal II se abrirá el próximo mes de abril. Las administraciones central y autonómica así lo han acordado esta mañana, más de dos años después de que el Gobierno central anunciara la entrada en servicio del nuevo acceso.

La apertura de El Tarajal II supondrá el cierre del problemático puente del Biutz, utilizado por miles de personas que a diario entran y salen de la ciudad animados por el denominado “comercio del bulto” generado en el entorno del polígono.

La puesta en funcionamiento del nuevo paso ha sido desvelada al término de una reunión celebrada en la sede de la Delegación del Gobierno  en la que han participado el máximo representante de la Administración central en Ceuta, Nicolás Fernández Cucurull, y el presidente de la Ciudad, Juan Vivas. La cita ha convocado también a los jefes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Comandancia de la Guardia Civil y a responsables de la Agencia Tributaria y Aduanas.

 

Obras y dispositivo

La delegación municipal ha avanzado que los trabajos de acondicionamiento que le corresponden quedarán finalizados a finales de marzo. La aportación de la Ciudad tiene por objetivo establecer un entorno que garantice la seguridad en el tránsito de los usuarios de los polígonos mediante la instalación de barandillas, vallas y puertas correderas. El proyecto de estas obras está presupuestado en algo más de 200.000 euros.

Las dos administraciones ya coordinan los recursos humanos y materiales que resultará preciso disponer una vez que se abra el nuevo paso fronterizo.

El empeño mostrado en las últimas fechas por el Gobierno central para reordenar el tumultuoso paso fronterizo se traducirá en un reforzamiento de las medidas que ya han empezado a implementarse para combatir el fraude fiscal en el tráfago de mercancías. Las inspecciones y controles continúan en marcha, en colaboración con los servicios tributarios de la Ciudad Autónoma, tanto en el área del polígono como en otros puntos de Ceuta donde se radican instalaciones empleadas para el ciclo de la exportación de las mercancías a Marruecos. La Delegación del Gobierno ha anunciado que estas actuaciones de vigilancia se mantendrán e, incluso, se intensificarán.

La confianza en que la nueva infraestructura se convierta en el instrumento que permita dar una solución al masificado tránsito de personas y mercancías por la frontera está condicionada, en no poca medida, por el grado de cooperación que las autoridades de Madrid y Rabat alcancen a fraguar. Un antecedente que hace albergar esperanzas a las administraciones españolas de una más fructífera colaboración hispano-marroquí lo configura el entendimiento alcanzado por ambos países el pasado diciembre para limitar el acceso de porteadores por el paso fronterizo.

Comentarios