La Ciudad

Las avalanchas de porteadores se adueñan de la zona de baño y del entorno de la frontera

Avalancha custom 1
photo_camera La tesión, los empujones y las carreras fueron los protagonistas en los aledaños de la frontera / ANTONIO SEMPERE

Las avalanchas de porteadores se apoderaron la tarde de este jueves de la playa del Tarajal. Toda una marea humana se mezcló con la llegada de catorce migrantes a bordo de una patera, lo que provocó, por espacio de algo más de una hora, que la zona se convirtiera en un auténtico caos.

La llegada de una patera con catorce migrantes ha alterado el normal desarrollo del flujo de porteadores en la playa del Tarajal. Nada más desembarcar el contingente, hasta el lugar han llegado varias dotaciones de efectivos del instituto Armado, que cortaron el paso a los porteadores mientras se atendían a los migrantes llegado a la playa. Esta acción se prolongó por espacio de una hora, por lo que en la playa y en la zona aledaña al paso fronterizo cada vez era mayor el número de personas con pesadas cargas a la espalda las que se iban acumulando.

Una vez atendidos los migrantes por el personal de Erie de la Cruz Roja, el desenfreno fue total. Porteadores y agentes de la Guardia Civil formaban una amalgama. Llegaron las prisas, los empujones. La masa de porteadores inició una veloz carrera cuando los agentes comenzaron a darles paso. La salida se playa hacia el asfalto se convirtió, como casi siempre, en un cuello de botella. Las carreras levantan una polvareda impresionante y los agentes, en algunos momentos, se emplean para tratar de disuadir a la masa y poner orden y concierto. Suenan los golpes de las defensas en los bultos y una mujer cae al suelo arrasada por la masa de porteadores. La rápida intervención de los agentes hace que pueda ser rescatada y atendida en el lugar.

La avalancha de personas se apodera de la zona. Un espectáculo dantesco. Mientras, a pocos metros, el nuevo paso de porteadores, el Tarajal II, sigue a la espera de su apertura.

  

Comentarios