La Ciudad

Según un informe presentado hoy

Ceuta, la segunda autonomía que presenta un mayor índice de pobreza y riesgo de exclusión

Un hombre busca en el interior de un contenedor de basura (C.A.)
photo_camera Un hombre busca en el interior de un contenedor de basura (C.A.)

Ceuta es una de las comunidades autónomas que presenta un mayor índice de riesgo de pobreza o exclusión social, denominada tasa AROPE, según se refleja en el VII Informe “El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008 – 2016” hecho público en el día de hoy.

Así, Las tasas de AROPE más altas en nuestro país se dan en Canarias, con 44,6%; Ceuta, con un 41,9% y Andalucía, con 41,7%, Las más bajas corresponden a Navarra, con 13%; el País Vasco, con 17,6% y La Rioja, con 17,4%.

Este nuevo informe muestra unos modestos avances, por ejemplo, en las comunidades autónomas, con las medidas de protección social implantadas después de las elecciones autonómicas. Sin embargo, el incremento reciente de ciertos indicadores macroeconómicos sólo consigue mantener la desigualdad y no se traduce en una mejora de las condiciones de vida de la mayoría de las personas que viven en España.

En la Estrategia Europa 2020, lanzada en 2009, el gobierno de España fijó el objetivo de reducir entre 1.400.000 y 1.500.000 el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social. Así como una reducción proporcional de la pobreza infantil, antes de finalizar 2019.

Las estadísticas demuestran que no se ha avanzado en el cumplimiento de estos compromisos. Transcurrida ya más de la mitad del período previsto para su consecución, puede afirmarse que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que ésta ha seguido aumentando. Existen muchos trabajadores empobrecidos, lo que muestra un vacío latente en las condiciones de empleo.

En España, la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social (AROPE) el indicador es del 27,9%: un total de 12.989.405 personas.  Las personas adultas jóvenes tienen la tasa más alta, con un 37,6%, seguido por la infancia, con un 31,7%.

En el caso de Ceuta, La tasa de AROPE (41,9%) es una de las más altas del país, teniendo por delante sólo a Canarias, con 44,6%; y seguida de Andalucía, con 41,7%.

 

Pobreza Severa

La pobreza severa agrupa a aquellas personas que viven en hogares cuya renta por unidad

De consumo es igual o menor al 30% de la mediana de los ingresos de la población. Si la mediana de ingresos de la población en 2016 es de 13.680,9 €, entonces están en pobreza severa todas aquellas personas que viven en hogares cuyo total de ingresos por unidad de consumo es inferior a 4.104 euros al año (342 euros al mes).

En este último año, las cifras se han reducido en Galicia, Cantabria, País Vasco, Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Valencia, Baleares, Andalucía, Murcia y Ceuta, y han aumentado en el resto.

Para el año 2016, las comunidades autónomas de Navarra, País Vasco, La Rioja y Cataluña consiguen tasas AROPE notablemente inferiores a la registrada para el conjunto del territorio nacional. Por el lado contrario, Canarias, Ceuta, Andalucía y Castilla-La Mancha obtienen las más elevadas. Entre ambos grupos, las tasas de riesgo de pobreza o exclusión de las otras diez regiones se distribuyen de manera más o menos homogénea a lo largo de la escala.

La evolución del AROPE presenta como principal conclusión que la pequeña reducción registrada (0,7 puntos porcentuales, equivalente a una reducción del 2,4 %) no se repartió por igual a lo largo de la geografía española. Así, este último año la tasa AROPE se redujo en 11 comunidades autónomas y en Melilla, se mantuvo en Navarra y Ceuta, y, por el contrario, aumentó en las seis restantes.

Finalmente, en el conjunto del período 2008-2016 la tasa AROPE se redujo en Baleares, Asturias, La Rioja, Extremadura y Ceuta. Sin embargo, la disminución sólo parece haberse consolidado en Extremadura y Ceuta, que llevan ya dos años con tasas AROPE inferiores a las de 2008. Sin embargo, los resultados de las tres primeras se deben exclusivamente a sus extraordinarios registros de este último año, con reducciones de -7,2, -5,7 y -4,7 puntos porcentuales respectivamente en sus tasas AROPE, y no a una evolución positiva de varios años. Para el resto de las regiones, la tasa AROPE aumentó. En este grupo deben destacarse las comunidades de Andalucía, Castilla-La Mancha y Canarias, que aúnan elevadísimos porcentajes de riesgo de pobreza o exclusión social con un intenso empeoramiento de su situación en el periodo, con incrementos entre nueve y diez puntos porcentuales.

Al igual que sucede con el AROPE, los valores más bajos de la tasa de pobreza se registran en las regiones del norte de España y crecen a medida que se avanza hacia las meridionales.

Así, en términos de pobreza, la península queda dividida también por una línea imaginaria central, en la que el grupo del sur, es decir, la Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Andalucía y Ceuta soportan los valores más elevados.

 

MDyC analiza el informe

Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) se ha referido a este informe sobre el estado de la pobreza. A la formación de Fátima Hamed le resulta “preocupantes y alarmantes” los datos presentados.

MDyC asegura que en el pasado debate sobre el estado de la Ciudad, propusieron un Plan contra la Pobreza “a fin de trazar una estrategia inclusiva que atienda y aborde la intervención en el área de la exclusión social desde el impulso de medidas que faciliten la participación, la inclusión y la interdisciplinariedad para alcanzar la tan anhelada cohesión social que permita paliar y erradicar la desigualdad y pobreza mejorando la calidad y bienestar de los ceutíes”.

La propuesta presentada por MDyC fue rechazada por el Gobierno que “prefiere seguir promoviendo la exclusión y la desigualdad, obviando la realidad y lo que es peor que se desentienda de la ciudadanía y de su bienestar con su inacción y su impunidad política de ejercer el monopolio de los recortes y la discriminación”.

MDyC exige al Ejecutivo un compromiso con los ciudadanos “para empezar a luchar realmente contra la pobreza”.

Comentarios