La Ciudad

SESIÓN DE CONTROL DEL GOBIERNO

La Ciudad creará un servicio para asistir a los musulmanes que deseen recuperar su apellido familiar

rezo
photo_camera Rezo del fin del Ramadán (C.A./ARCHIVO)

La Ciudad anuncia esta decisión después de que el Gobierno nacional considerara inviable iniciar un procedimiento extraordinario para que los afectados pudieran recuperar sus apellidos familiares. 

El Gobierno dispondrá de un servicio especial dedicado a asistir a los musulmanes ceutíes interesados en recuperar los apellidos familiares perdidos durante la regularización de los años ochenta. Éste es el compromiso que ha adoptado el consejero Emilio Carreira en el transcurso de la sesión de control al Gobierno celebrada esta mañana.

El diputado por Caballas Juan Luis Aróstegui planteaba una interpelación repleta de críticas hacia la decisión del Gobierno central de negar la implementación de un procedimiento extraordinario para que este grupo de ceutíes pudiera adoptar el apellido de su familia.

“El Gobierno central demostró su ignorancia al responder de una manera tan poco meditada, pero es que el Gobierno local lo aceptó”, ha reprochado Aróstegui en su intervención.

Carreira ha replicado que la única motivación para negar la viabilidad del proceso extraordinario es de orden meramente técnico, y ha insistido en la voluntad de su Gobierno de prestar apoyo a los ceutíes afectados. El servicio que la Ciudad se plantea crear estará tutelado por la Consejería de Presidencia.

Aróstegui ha sugerido la posibilidad de que esta iniciativa se plasme en un convenio suscrito entre la Ciudad y el Registro Civil.

 

La pérdida de los apellidos

Muchos ceutíes musulmanes perdieron sus auténticos nombres en el tráfago administrativo que siguió al proceso gracias al cual recibieron la nacionalidad española en la década de los ochenta. Los musulmanes disponían de una cédula estadística para su identificación, unos documentos que hacían figurar como primer apellido del poseedor el nombre de pila del padre. Cuando años más tarde sus titulares lograban acceder a la nacionalidad española, el nombre de la familia, que habría de ser el suyo, había desaparecido en muchos casos de sus flamantes documentos.

Comentarios