La Ciudad

advierte de que el uso comercial acordado supera en un 20% el máximo previsto

Los arquitectos cuestionan los cálculos de las plusvalías generadas por los usos de la Manzana del Revellín

manzana del revellín
photo_camera Plaza de Nelson Mandela (C.A.)

La entidad colegial ha presentado alegaciones al convenio suscrito por la Ciudad con Banco Mare Nostrum e Isolux Corsán.

El Colegio de Arquitectos de Ceuta ha mostrado su desacuerdo con el cálculo de las plusvalías que generará el convenio de la Manzana del Revellín. La entidad ha puesto de manifiesto sus objeciones en las alegaciones presentadas al documento.

En julio pasado, la Consejería de Fomento suscribía con el Banco Mare Nostrum e Isolux Corsán un convenio urbanístico por el que se incrementaba la superficie de uso comercial en determinados edificios. A cambio, la Ciudad recibiría superficies de uso dotacional que actualmente son propiedad privada.

Ahora, los arquitectos ceutíes aseguran haber advertido “discrepancias numéricas y de concepto” en el cálculo de las superficies destinadas a los distintos usos y en los coeficientes de ponderación de éstos. Esta última magnitud resulta relevante por cuanto que sirve de referencia para determinar las plusvalías generadas por las modificaciones que el convenio introduce en el Plan General de Ordenación Urbana.

El Colegio señala que el incremento del uso terciario comercial no se compadece con los parámetros establecidos en la última redacción del PGOU. Según sus alegaciones, el porcentaje ese uso sobre el conjunto alcanza el 50%, por encima del 30% máximo previsto.

Además, los arquitectos subrayan que la correlación entre los usos dotacional y comercial, a efectos del cálculo de las plusvalías generadas, tampoco es acorde a los criterios establecidos en las versiones del PGOU de 2016, 2012-2014 (0,60) y 1992.

 

Convenio

Según informó en su día la Consejería de Fomento, el convenio afecta a unos 6.000 metros cuadrados, de forma que la superficie comercial pasará del 10 al 30%, al cambiar de uso aproximadamente 4.000 metros cuadrados del conjunto diseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza. Con este convenio, la Ciudad obtendrá como compensación por la plusvalía que se obtendrá por este cambio de uso, la tercera planta del edificio del conjunto que linda con la calle Padilla así como un local situado en la planta baja del edificio anexo al Museo, situado en la calle Ingenieros. En total, la Ciudad recibirá, para uso dotacional, 900 metros cuadrados.

Caballas criticaba la pasada semana el convenio, que calificaba de “pelotazo urbanístico”. Según la coalición, la Ciudad habría valorado en 18 millones de euros las parcelas de uso dotacional unas parcelas por las que se pagaron 8. “La manipulación de la plusvalía hará que la Ciudad reciba tres veces menos de lo que le correspondería”, aseguró el coordinador general de la formación, Mohamed Alí.

Comentarios