La Ciudad

Trabajadores de sociedades municipales controlarán el aforo en las playas

Un operario vigila la playa (CEDIDA)
photo_camera Un operario vigila la playa (CEDIDA)

Hoy ha comenzado la temporada de baño. Medio Ambiente no aclara si funcionará o no la aplicación de móvil que, según anunció en mayo, serviría para vigilar la ocupación de los arenales. 

La temporada de playas ha comenzado. La Consejería de Medio Ambiente ha establecido una serie de medidas de protección frente al coronavirus como el control del aforo de los arenales, que ha dejado en manos del personal de las sociedades municipales  Amgevicesa y Obimace.

El consejero Yamal Dris anunció el pasado 26 de mayo que Medio Ambiente recurriría a una aplicación de móvil para indicar a los usuarios las zonas de playas disponibles a fin de evitar aglomeraciones. La aplicación permitiría comprobar a los bañistas, mediante un sistema de colores, el nivel de ocupación de la playa. Inaugurada la temporada de baño, la Consejería no ha informado si, finalmente, ese sistema se aplicará o no.

Desde hoy, está  prohibido usar colchonetas y balones para limitar el contacto físico.

Los bañistas estarán informados de las medidas de prevención a través de la cartelería instalada en las playas y el servicio de megafonía que, cada quince minutos, lanzará mensajes insistiendo en la obligación de observar todas estas prevenciones.

Las tareas de limpieza y desinfección se han extremado en baños y duchas, al igual que el servicio de recogida de residuos, reforzado por  operarios de la empresa Trace.

 

Servicio de salvamento

La empresa mallorquina Marsave volverá este año a prestar los servicios de salvamento y socorrismo. El Gobierno municipal se veía obligado la pasada semana a declarar esencial el servicio para hacer posible que el dispositivo pudiera activarse este lunes. Una impugnación del contrato había dejado en el aire el servicio, una situación ante la cual los responsables municipales no reaccionaron hasta última hora.

Marsave empleará a 32 trabajadores, de los que 27 serán socorristas y cinco técnicos sanitarios y de emergencias, para prestar servicio en los cincos puestos fijos y las diez sillas elevadas de vigilancia instaladas en las playas de Ribera, Chorrillo, Benítez, Almadraba y Tarajal.

Además de la vigilancia en el litoral, la empresa dispone de tres embarcaciones, una lancha semirrígida de seis metros de eslora y dos motos náuticas habilitadas específicamente para tareas de rescate y salvamento, que incorporan una camilla, además de una ambulancia de soporte vital avanzado y un vehículo todoterreno. En cada uno de los módulos de socorrismo instalados en las playas de Ribera, Benítez, Chorrillo, Tarajal y Almadraba se dispone de un desfibrilador semiautomático.

 

Apoyo de la Policía Local

La Policía Local se ha incorporado a las tareas de vigilancia en las zonas de baño, a lo que destinará más de una decena de funcionarios, distribuidos en dos turnos, que reforzarán la seguridad de lunes a domingo en las playas de mayor afluencia, que son las de La Ribera, Chorrillo, Benítez, Almadraba y Tarajal, en horario de 12.30 a 19.30 horas. A ello se sumará las patrullas normales que realizarán labores de apoyo a esta vigilancia específica en playas.

La apertura de las instalaciones del Parque Marítimo del Mediterráneo está prevista para la próxima semana.

Comentarios