La Ciudad

OPE 2022

El embolsamiento, el tapón de nunca acabar

Siete horas de espera en el embolsamiento y las personas están llegando al límite de su paciencia. Todo un caos que lastra la oportunidad de negocio del Puerto de Ceuta y de las navieras 

El embolsamiento ha llegado al límite de su capacidad y está acabando con la paciencia de quien lleva horas esperando para cumplir con el trámite en el puesto fronterizo y cruzar al lado marroquí.

Una situación que ha llevado a un joven matrimonio con dos niños pequeños que, tras salir de Madrid esta mañana, llegaban a la zona del embolsamiento a las seis y cuarto de esta tarde, a dejarlo y buscar una opción de ocio.

Sara, la joven madrileña, contaba que, viendo la situación al llegar a Loma Colmenar, decidieron dejar su coche en el embolsamiento, coger un taxi con sus dos hijos y "hacer turismo por el centro de Ceuta".

Sara relataba que la situación higiénica en el embolsamiento dista mucho de ser la adecuada. "Sólo hay una fuente y la gente está tirada por el suelo. No hay baños y no nos íbamos a quedar siete horas allí con los niños" relataba la joven madrileña a las ocho de esta tarde. Tres horas después, Sara, su marido y sus hijos, han vuelto al embolsamiento y la situación no ha variado ni un ápice. "Seguimos parados desde las 18:15 horas, no hemos avanzado nada. Y con nada me refiero a que no hemos encendido el motor".

Como Sara y su familia, que han elegido Ceuta con nexo para cruzar a Marruecos, muchos viajeros han cruzado la ciudad desde el Puerto, y como Sara, muchos no elegirán, en próximos viajes, el puerto de Ceuta para llegar a África. Lo que supondría unas pérdidas tanto para las navieras como para el Puerto y la Ciudad, por la merma de ingresos por las tasas.

Este medio ha contactado con las compañías que operan en el Estrecho y lamentan la situación que se está generando en el embolsamiento, cuando tanto los puertos de Algeciras como el de Ceuta y las compañías navieras, están poniendo todo de su parte para que la OPE sea fluida y recuperar parte de las pérdidas que acumulan con el cierre des la frontera desde marzo del año 2022 hasta este pasado mayo.

Si los viajeros que hoy se ven atrapados más de siete horas en un embolsamiento sin condiciones higiénicas, como ha asegurado Sara, no volverán a pisar Ceuta, lo que supone un jarro de agua fría para sus aspiraciones en captar tráfico para los próximos años, Recordar que las tasas que se generar por vehículos y pasajes es una fuente de ingresos para el puerto de Ceuta.

Comentarios