La Ciudad

Investigación

El Gobierno compró, en plena escasez mundial, mascarillas más baratas que las del concesionario de coches

Mabel Deu (C.A.)
photo_cameraMabel Deu (C.A.)
El primer decreto de emergencia, firmado por Vivas, gastó casi 300.000 euros en compras de diverso material sanitario a 5 empresas, sin licitación, entre otros mascarillas quirúrgicas a una empresa de baños de Jaén que costaron menos que las compradas a la tienda de coches de El Cuervo

Apenas sí había comenzado la pesadilla distópica en la que nos sumió a todos el coronavirus. El país estaba confinado en un Estado de Alarma. Era finales de marzo. En todo el globo los gobiernos de todos los países desarrollados y no tanto buscaban desesperados materiales sanitarios de protección (mascarillas, batas, monos, guantes, geles, etc), test rápidos y suministros para hacer PCR, respiradores para montar unidades de cuidados intensivos en hospitales de campaña… China, la fábrica del mundo, no tenía capacidad para atender tanta demanda y los productos se encarecían. “Es el mercado, amigo”. Encontrar un bote de alcohol en la farmacia o el supermercado era misión imposible y si lo encontrabas, el precio podía acercarse peligrosamente al de la sangre de unicornio. En ese contexto, el Gobierno de la Ciudad Autónoma sacó adelante su primer decreto de emergencia de los 9 que a lo largo de la pandemia ha firmado el presidente, Juan Vivas, el único legitimado para hacerlo. Se aprobaban casi 300.000 euros de gasto en material fungible sanitario y se repartían las compras entre diversos proveedores. Uno de ellos, en aquel contexto de escasez, colocó a la Ciudad Autónoma de Ceuta 50.000 mascarillas quirúrgicas por 25.627,50 euros, (IPSI incluido). 0,51 euros por unidad.

Ese precio es más barato que los 0,64 euros que ha pagado el Gobierno ahora, 5 meses después y ya con las demandas y las ofertas de estos productos equilibradas y sin las necesidades de aquel entonces. 13 céntimos por mascarilla más barato que ahora que se han comprado a una tienda de coches de un pueblo de Sevilla.

Y lo sorprendente es que a esa empresa, ni a ninguna de las otras que sirvieron material en aquella ocasión se le ha pedido siquiera presupuesto ahora en esta ocasión desde el Gobierno de Ceuta. A todas las adelantó como un bólido una tienda de coches de un pueblo de 8.628 habitantes a medio camino entre Jerez y Sevilla ¿Por qué? ¿Cómo?

Sigue siendo un misterio todo lo que rodea a esta compra 6 días después de que la pusiera bajo la lupa el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC). 6 días después el propio presidente Vivas sigue prometiendo a la opinión pública una explicación, pero no la da.

Sigue sin responderse cómo se dio con la empresa Car Broker On Line que ha vendido 400.000 mascarillas a precio desorbitado. Sin que se sepa siquiera si el resto de material comprometido en esa factura está también sobre pagado o se ajusta a mercado; depende del tipo de productos que se hayan suministrado pueden estar en precio o tener una relación con lo pagado aún más abultada que las mascarillas.

Sigue sin responderse por parte del Gobierno tampoco por qué no se pidió presupuesto a más empresas. Y tampoco está clara la propia emergencia. ¿Por qué no se previó esta compra con anterioridad y se sacó a licitación mediante subasta? El Ministerio de Educación, uno de los destinatarios de las mascarillas, solicitó por escrito el 8 de agosto material. No se firmó el decreto de emergencia hasta el 4 de septiembre, casi un mes después, y con los docentes entrando en los centros escolares ya.

Una empresa de baños en Jaén

Pero ni tan siquiera aquella compra de mascarillas quirúrgicas a 0,51 euros parece demasiado ejemplar. La empresa que las vende es Sanelec Logística SL. Se trata de una empresa familiar ubicada en Jaén con 26 años de experiencia… En hacer baños.

Sanelec Logística, que se llevó la factura más abultada de los 5 proveedores a los que se compró material en aquel primer decreto de emergencia, está inscrita en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) en el epígrafe 4673: “Comercio al por mayor de madera, materiales de construcción y aparatos sanitarios”, subdivisión “maderas y chapas”.

Un vistazo a la web, su marca es aquore, no da lugar a dudas, ofrecen sanitarios: “Pasión por el agua. Todo para el baño y saneamiento”, reza su web. Sanitarios, que no productos sanitarios. Sanitarios en sus acepciones 2 y 6 del diccionario, no la 1. Esto es “perteneciente o relativo a las instalaciones higiénicas de un casa, de un edificio” o “dispositivo o pila de higiene instalado en un cuarto de baño, por ejemplo, la bañera, el bidé”.  O también un wáter. ¿Cómo se dio con esta empresa a la que se le adjudican directamente vía decreto de emergencia 88.243,65 euros también es un misterio. De vender baños en Jaén a colocar 88.243,65 euros en productos fungibles sanitarios a la Ciudad Autónoma de Ceuta sin licitación alguna.

Y que al menos llama la atención es evidente si se atiende al resto de proveedores favorecidos con compras en este decreto de emergencia, todos conocidos: Almacenes San Pablo vendió 31.792,70 euros en geles, guantes y alcohol. Doncel, 68.357,60 euros en mascarillas de tipo ffp2, trajes de ingeniero y gafas de protección. ISSO SA, la división sanitaria del Grupo Bentolila, 40.386,075 euros, también en mascarillas quirúrgicas (vendidas a 1,30 euros la unidad), mascarillas FFP2 (a 5 euros la unidad), trajes impermeables y geles hidroalcohólicos (a 13,50 el medio litro). Y la excepción que no o es tanto, Concile Diagnostics SL, una empresa de Badalona que vendió los famosos 10.000 test rápidos que sirvieron de rompehielos en los medios para ilustrar aquel gasto de 300.000 euros en material sanitario. Los test costaron 65.325 euros.

Cuando el presidente ofrezca esa explicación “certera, puntual (ya llega con retraso), detallada y precisa”, que ha prometido para aclarar cómo se llega a comprar 400.000 mascarillas al triple del precio de mercado a una tienda de coches en El Cuervo Sevilla sin licitación de por medio y gracias a un dedazo en un decreto de emergencia, podría ampliar la explicación y aclarar cómo se dio con Sanelec Logística, una empresa de baños en Jaén, para comprarle mascarillas y otros productos de protección contra el virus. También a dedo, también sin competencia ni licitación, también vía emergencia, también firmado por el presidente.

 

Comentarios